ABC

Vuelve la contratación y crecen las ventas aunque a costa de sacrificar rentabilidad
Las grandes compañías agroalimentarias de Andalucía han mantenido una buena salud financiera durante los años más duros de la crisis — de 2011 a 2013—, lo que confirma la fortaleza de este sector, un pilar clave, junto al turismo, de la economía regional. Este diagnóstico lo avala el I Estudio del Sector Agroalimentario de Andalucía elaborado por KPMG en colaboración con Landaluz, que se presentó ayer en el Instituto Internacional San Telmo de Sevilla. El documento se basa en el análisis de las cuentas anuales suministradas por 29 de las sociedades con mayor facturación del sector durante los ejercicios 2011, 2012 y 2013. La media de ventas de estas firmas en este último año fue de 150 millones de euros; la mitad de la muestra emplea a más de 200 personas.
El conjunto arrojó buenos indicadores de solvencia en los tres ejercicios y «no manifestó problema alguno» para atender las obligaciones de pago, según constata el i nforme de KPMG. Otro síntoma saludable es la «reducción significativa» del endeudamiento en el trienio. La cifra de negocio agregada en 2013 de las 29 compañías se situó en 4.396 millones de euros, un 2,66% por encima de la del año precedente. Un total de 21 de estas firmas incrementaron sus ventas. Este avance refleja un «cambio de tendencia», ya que la facturación global en 2012 fue menor todavía (-0,03%) que la de 2011. A pesar de este incremento de la cifra de negocio, el margen bruto sufre un retroceso con respecto a 2012 y 2011 de alrededor de dos y cuatro puntos porcentuales respectivamente, pasando del 43,10% en 2011 al 39,20% en 2013. De estas cifras se desprende que «los incrementos en facturación en el sector agroalimentario andaluz se produjeron, en parte, a costa de sacrificar la rentabilidad», concluye KPMG. Las ganancias netas de este grupo de grandes compañías en 2013 fueron de 93,54 millones de euros, aún inferiores a los 102,3 millones conseguidos en el primer ejercicio del estudio. El informe también refleja un repunte del empleo durante 2013, con un total de 11.650 trabajadores de media, un 4% más (449 personas) que un año antes. La agroindustria es el primer sector industrial de Andalucía, aglutina el 26% de los ingresos industriales y genera un valor añadido de 2.213 millones de euros, según datos de Landaluz incluidos en este mismo informe. En el mapa nacional, el sector regional copa el 15% de l as ventas agroalimentarias de España y una cuota similar de empleo. Buena parte de las cerca de 5.000 industrias andaluzas del sector están radicadas en zonas rurales y actúan como motor económico.
ABC
Vuelve la contratación y crecen las ventas aunque a costa de sacrificar rentabilidad
]]>