Encarnación Freire
ABC
El presidente de ATA Lorenzo Amor, pide ampliar la tarifa plana y un buzón de denuncias de malas práxis

El presidente de la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA), el cordobés Lorenzo Amor, dijo ayer que «heredar en Andalucía no tiene que ser cosa de ricos» y se quejó de que los tipos máximos en el impuesto de sucesiones que aplica el Gobierno regional «lo sufren los autónomos más que los empresarios». En el coloquio que se produjo tras un encuentro organizado en Sevilla por la Fundación Cámara de Comercio, en el que participó también la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, Amor señaló que las bonificaciones que se contemplan en este impuesto son «más complicadas» cuando no hay empleados y que por ello «lo padecen los autónomos que no tienen trabajadores contratados».

La ministra fue la encargada de presentar al presidente de ATA ante un auditorio formado por empresarios y políticos, entre los que destacaban el vicesecretario de Política Autonómica y Local del PP, Javier Arenas, y el portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento hispalense y número uno por Sevilla al Congreso de los Diputados, Juan Ignacio Zoido. También estuvo representada la Junta de Andalucía por el secretario general de Economía, Gaspar Llanes.

Báñez bautizó los últimos cuatro años de Gobierno como «la Legislatura de los autónomos» y señaló a este colectivo ha sido una de las grandes prioridades del Gobierno». Medidas, indicó, como la tarifa plana de 50 euros, que reduce la cotización a los trabajadores que inician una actividad por cuenta propia, ha i mpulsado 720.000 nuevos afiliados, de los que 67.000 se han generado en Andalucía y 30.000 en Sevilla.

En clave electoral, la ministra de Empleo añadió que para consolidar la recuperación económica en los próximos cuatro años «se necesitan 600.000 nuevos autónomos en España, 100.000 en Andalucía».

Por su parte, Lorenzo Amor subrayó que el diálogo constructivo con el Gobierno central que se ha producido en la Legislatura que ahora termina ha dado como fruto 35 medidas a favor de los autónomos, y reclamó que se siga avanzando en el nuevo periodo con más decisiones, como la ampliación de la tarifa plana hasta un año; la adecuación de las cotizaciones a los ingresos permitiendo cambiar las bases cuatro veces al año (ahora son dos); la tolerancia cero con la morosidad en los pagos; o un buzón de denuncias anónimas de malas praxis que ponga en alerta a la inspección técnica.

Amor también «piropeó» al Gobierno andaluz por haber permitido a ATA, una organización que representa a casi l a mitad del colectivo, entrar como agente en la concertación social.