El frenazo en los intercambios comerciales globales y la caída de las exportaciones de julio pesan en la cifra

La facturación de las empresas españolas cayó un 2,5% en julio con respecto al mismo mes del año anterior, lo que supone el mayor descenso interanual desde agosto de 2013, según la estadística publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE). La caída se enmarca en un mes de caída de las exportaciones, ante el frenazo del comercio mundial.

El descenso de julio, en términos brutos, rompe además la tendencia al alza que venía registrando este indicador desde febrero, con cinco meses de aumentos.

El recorte se debió al descenso de las ventas en el suministro de energía eléctrica y agua (-12,7%) y en la industria (-9,3%), en contraste con los avances logrados en los servicios (+2,4%) y el comercio (+0,6%). En el lado opuesto, la facturación del área de servicios no financieros de mercado aumentó un 2,4%, por delante del comercio, que creció un 0,6%.

Corregidos los efectos estacionales y de calendario (fruto de diferencias entre los días hábiles de cada mes), la facturación empresarial aumentó un 1,9% respecto a julio de 2015. En esta serie corregida, la facturación ha aumentado en 32 de los 33 últimos meses.

En tasa mensual (julio sobre junio) y eliminado el efecto estacional y de calendario, la cifra de negocios de las empresas avanzó un 0,3%, tasa que iguala la de un año antes pero inferior al repunte del 1,4% logrado en junio.

En tasas mensuales corregidas, el sector energético creció un 3,9%, seguido del comercio, un 0,6% más; y de los servicios no financieros, un 0,1% más; frente al descenso del 1,3% de las industrias extractivas y manufacturera.

LA VANGUARDIA