El informe de previsiones Loyola Economic Outlook estima que el PIB andaluz se situará tres décimas por debajo del nacional y que la tasa de paro se fijará en torno al 28,5%

De aquí a 2020 no se repetirá en Andalucía una situación de recesión al nivel del sufrida en los últimos años, pero el crecimiento económico de la Comunidad mantendrá un perfil plano, de atonía general, que dejará los indicadores económicos por debajo de la media nacional. Esto, en el horizonte inmediato, se refleja en el crecimiento del PIB andaluz, que a finales de 2016 se situará en el 2,8%, tres décimas por debajo del conjunto de España.

Es la principal conclusión del último estudio económico realizado por la universidad Loyola Andalucía, que ayer presentó en Sevilla su catedrático de Economía Manuel Alejandro Cardenete. La edición de otoño del Loyola Economic Outlook, estima, además, que la tasa de paro en Andalucía para el año 2016 se situará en el 28,5%, mientras que a nivel nacional esta se situará en el 19,3%.

“Podemos hablar de un comportamiento átono de los indicadores durante un periodo de tiempo reseñable”, explicaba ayer Cardenete durante la presentación del informe. “El problema es que ese crecimiento plano puede solventar la situación a corto plazo, pero en un periodo de tiempo más largo puede suponer un serio problema”.

Según el informe, el PIB andaluz tiene una tendencia muy parecida al nacional tanto durante el tercer trimestre -0,7% de tasa-, como durante el último de 2016, que se situará en torno al 0,6%. En cuanto a la proyección para el próximo año, su crecimiento será del 2,1%, tres décimas por debajo de la tasa nacional.

En cuanto al mercado laboral, el informe de Loyola Andalucía estima que en 2017 la tasa media de paro en Andalucía se situará entre el 27,5% y el 28,%, mientras que en el conjunto de España se quedará en torno al 18,5%.

Por trimestres, los responsables del informe prevén un incremento del desempleo del 0,5% durante tercer trimestre de 2016, mientras que habrá una importante disminución del mismo en la última parte del año, concretamente del 2,5%. “Desde el punto de vista turístico, es obvio que hemos tenido un verano excepcional, y eso tiene su reflejo en la segunda mitad del año”, explicaba ayer el catedrático de Loyola Andalucía. “Pero seguimos teniendo un gran inconveniente con la estructura productiva andaluza, que sigue siendo la misma que hace diez o quince años”.

La evolución del IPC, también recogida en el estudio, refleja un comportamiento muy similar a los anteriores indicadores. Para el tercer trimestre de 2016 la bajada de los precios en Andalucía se situará en el 0,2%, que se transformará en una ligera subida del 0,1% entre los meses de octubre y diciembre. Esto dejará la evolución anual del año en un descenso del 0,2%. Para el conjunto de 2017 se prevé que los precios suban entre el 0,1% y el 0,2%.

Por otra parte, el informe de proyecciones macroeconómicas presentado ayer incluye un capítulo dedicado a la apuesta por la innovación en las empresas andaluzas que ofrece un dato reseñable: Andalucía lideró junto a Cataluña, durante el primer semestre de 2016, el ránking nacional de registro de patentes.

Es la primera vez en toda la serie histórica de los datos que recoge la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) que Andalucía se sitúa a la cabeza. Supone un crecimiento del 19,3% respecto al año anterior.

No obstante, pese a que el dato indica cierta recuperación en materia de I+D en Andalucía, ni todas las patentes acaban teniendo un rendimiento comercial, ni toda la inversión en I+D acaba convertida en beneficios.

Ysin entrar en detalle sobre las diferencias entre grandes empresas y pymes, el estudio de Loyola Andalucía concluye que, en términos globales, la capacidad innovadora del tejido empresarial andaluz ha disminuido en los últimos años.

“Las empresas deben concienciarse de que el producto, el proceso y la comercialización no son las únicas vías de la innovación”, explicaba ayer la profesora de Economía Laura Padilla. “Es fundamental la innovación en la organización del lugar de trabajo, una tendencia muy reconocida a nivel internacional”.

EXPANSIÓN