EL PAÍS

Los españoles tienen peor percepción tanto de la economía actual como de cara al futuro

Los españoles cada vez tienen peor percepción sobre la economía. El optimismo por la recuperación económica se desinfla punto a punto. Así lo muestra esta el Índice de Confianza del Consumidor, que elabora el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). En marzo bajó 2,6 puntos, en su tercer descenso encadenado desde que se celebraron las elecciones de diciembre, tras las que todavía no se ha formado Gobierno en España.

La confianza del consumidor cae por tercer mes consecutivo

El índice de confianza se coloca ahora al mismo nivel que a finales de 2014. Este indicador recoge mensualmente la valoración de la evolución reciente y las expectativas de los consumidores españoles relacionadas con la economía familiar y el empleo, con el objetivo de anticipar sus decisiones de consumo. El indicador recoge valores de entre 0 y 200, considerándose que por encima de 100 la percepción es positiva y por debajo, negativa.

En marzo la caída es más leve que meses anteriores. En enero este mismo indicador bajó 8,3 puntos y en febrero, 3,9 puntos. La cifra acumulada del trimestre arroja así una pérdida de 15 puntos con respecto al último mes de 2015, cuando se celebraron las elecciones generales.

El indicador de confianza se divide en dos variables. En marzo, el de expectativas (sobre la economía en el futuro) retrocedió 3,1 puntos respecto al mes anterior, hasta 99,6 puntos, mientras que el indicador de situación actual cayó 2,1 puntos y se situó en 85,6 puntos.

El Índice de Confianza del Consumidor se elabora con 1.510 entrevistas telefónicas (a fijos y móviles) a población española de 16 años y más. Los estratos se han formado por el cruce de las 17 comunidades autónomas, junto con las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. En el caso de marzo, las preguntas se realizaron entre el 15 y el 21 de ese mes. Se calcula como media aritmética de los balances de la situación actual de la economía familiar, de la economía española y del empleo, respecto a la que existía hace seis meses, y de las expectativas respectivas para los próximos seis meses.