El Eurogrupo, sin embargo, cree que la falta de medidas correctas no es crítica ahora mismo

España no enviará a la Comisión Europea un Presupuesto en tiempo y forma. Lo sabe Moncloa, lo sabe perfectamente Bruselas y lo asumen los mercados. A pesar de haber rozado una histórica y multimillonaria sanción hace apenas unas semanas por no haber tomado medidas efectivas para reducir el déficit, y pese a la constante presión de los socios europeos para tener un borrador detallado lo antes posible, el Gobierno de Mariano Rajoy ya ha hecho saber a la UE que no podrá enviar un nuevo Presupuesto antes de la fecha límite del 15 de octubre. Bruselas ha dado acuse de recibo y lo entiende y asume.

“El 15 de octubre vence el plazo para el envío del Presupuesto y para presentar pruebas de acciones efectivas frente al déficit. Mi asunción es que un Gobierno en funciones no puede mandar un Presupuesto igual al que mandaría un Gobierno normal. Como máximo pueden enviar un documento con lo que sería el resultado fiscal sin cambios de política. No hay una solución que lo resuelve toda todo, pero no creo que sin cambios en lo que se refiere a [tener] un Gobierno, como parece ser el caso, nadie pueda reprochárselo a un Gobierno en funciones”, ha explicado hoy una alta fuente europea.

Este viernes y sábado se reúnen en Bratislava los ministros de Economía y Finanzas de la UE. El primer encuentro desde que el pasado julio se decidiera cancelar la multa a España y Portugal por su falta de medidas contra el déficit. Según esta misma fuente, “no es de esperar que haya discusión sobre este asunto”, pero ha reconocido que “hay dos opiniones en la sala. Algunos ministros hubieran preferido un resultado diferente, no está muy claro exactamente cuál. Es un hecho que las preferencias no son homogéneas”.

La intervención del poderoso ministro alemán, Wolfgang Schäuble, impidió en el último minuto que la Comisión pidiera una multa de hasta el 0,2% del PIB a España tras considerar completamente probado que el incumplimiento de 2015 se debió a la decisión deliberada del Ejecutivo de no tomar medidas. Es más, a la decisión de aumentar el gasto público en vísperas de elecciones.

El 15 de octubre vencen dos plazos. El primero, el del envío del Presupuesto para el próximo año. La Comisión Europea ha dado un plazo extra al Gobierno para reducir el déficit por debajo del 3%, en concreto dos años más. Por lo que a pesar de que la falta de un Ejecutivo preocupa y mucho en general, ahora mismo el Eurogrupo no pierde el sueño por la falta de medidas concretas contra el desajuste fiscal.

“Tenemos por un lado reglas. Por otro, está clarísimo que un Gobierno en funciones no puede tomar las acciones necesarias. Se puede decir que no es una muy buena situación, pero dados los plazos, y como hay dos años, no estoy especialmente preocupado”, ha insistido la alta fuente europea desde Bruselas.

EL MUNDO