EL IPC, EN EL -0,5% EN AGOSTO/ La inflación ya acumula dos meses en negativo.

La devaluación interna y el aumento de la competitividad de la economía española –sobre todo por la caída de los salarios– han permitido que la inflación lleve ya un año por debajo del 1%. En concreto, lleva en tasas negativas dos meses seguidos, después de que el Instituto Nacional de Estadística (INE) informara ayer de que, según su indicador adelantado, el dato en agosto fue del -0,5%.

[pullquote]Se trata de la tasa negativa más pronunciada desde octubre de 2009, cuando cayó hasta el -0,7%.[/pullquote] El INE explicó en su nota que la caída de agosto respondió especialmente a la atenuación de los precios de las gasolinas y lubricantes, frente a la subida que tuvo lugar en las mismas fechas del año pasado. En agosto de 2013, de hecho, el IPC se situó en el 1,5%. Desde entonces, los precios no han superado el 0,4% y ya llevan cuatro meses de descenso.

El secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, explicó ayer que el hecho de que haya algunas caídas puntuales de precios no es motivo de inquietud, ya que responden a “mejoras estructurales” como, según señaló, las reformas en el sector eléctrico y las bajadas de precios de la electricidad.

FORTALEZA

El dirigente no cree que España afronte una situación de deflación, y recordó que la demanda interna está mostrando signos de fortaleza, como indica el aumento de las importaciones en la primera mitad del año. De hecho, se mostró convencido de que, aunque en los próximos dos meses todavía se podrían producir bajadas, el año terminará con tasas positivas.

Por su parte, el catedrático de Economía de la Bangor University (Gales) Santiago Carbó, aseguró a Efe que la caída de agosto era previsible, aunque admite que no de forma “tan significativa”. En su opinión, la deflación es “más que probable” si el Banco Central Europeo (BCE) no actúa con firmeza.

EXPANSIÓN