Víctor Martínez
EL MUNDO
Aprovechará la bajada del precio del gas para extender a 2016 la reducción del recibo del 2,2% aprobada el pasado mes de julio

El Ministerio de Industria prepara ya una nueva bajada de la luz para el próximo mes de enero. La Secretaría de Estado de Energía, que dirige Alberto Nadal, está haciendo números con el objetivo de rebajar los costes regulados del recibo, que suponen alrededor del 40% de la factura que paga un consumidor doméstico.

Esta partida alberga distintos costes regulados del sistema eléctrico, entre los que se encuentran las ayudas a las energías renovables, los pagos por el transporte y distribución de la luz a las grandes eléctricas, las ayudas al carbón, el coste de abaratar la luz a los habitantes de Canarias y Baleares…

El objetivo de Industria es aprovechar los ahorros derivados de variables externas como la caída del petróleo para introducir en la factura del mes de enero una rebaja de la luz, explican fuentes del Ministerio de Industria.

Se trataría, en todo caso, de una bajada similar a la aprobada en Consejo de Ministros el pasado mes de julio, y que ascendió al 2,2% para una familia media. Los técnicos de este departamento están trabajando para prorrogar esa bajada, que era temporal y caduca el 31 de diciembre, por lo que en enero volverían a subir los peajes con respecto al mes de agosto.

Eso es, precisamente, lo que quiere evitar Industria. Para ello, el equipo energético del Gobierno prevé destinar un colchón de aproximadamente 400 millones de euros para reducir los pagos regulados. Este dinero viene derivado del ahorro que ha supuesto la caída del petróleo y del gas sobre los denominados pagos por capacidad y la cogeneración.

El primero de los casos se refiere a los cobros que reciben las centrales de gas que actúan como respaldo del sistema eléctrico ante un aumento inesperado de la demanda o una caída repentina de la oferta. En el caso de la cogeneración, se trata de los incentivos regulados que recibe la industria que usa gas en sus procesos productivos y vierte la luz sobrante que genera a la red. A falta de cifras referidas al cierre del año, la plusvalía de la caída del gas podría rondar los 500 millones de euros.

No obstante, Industria tiene pensado introducir algunos costes del sistema que quedaban por pagar de años anteriores y la nueva retribución que derive del concurso para instalar nueva potencia renovable en España, el primero desde la moratoria en 2012.

Es por este motivo por el cual los titulares de este departamento no se atreven todavía a concretar ninguna bajada de la luz, que una vez propuesta por Industria tendría que ser avalada en términos políticos por el Consejo de Ministros.

La rebaja de la luz proyectada para el mes de enero está también apoyada en el nuevo equilibrio financiero del sistema eléctrico. El Ministerio de Industria confía en obtener un superávit «algo superior» a los 500 millones de euros en 2014 -la cifra de cierre aún no se ha publicado- y de en torno a 1.000 millones en 2015, si bien esta cifra no se concretará hasta noviembre del próximo ejercicio. Este dinero irá dirigido principalmente a reducir la deuda actual del sistema, que ascendía al cierre de 2014 a más de 21.000 millones de euros.

El recibo de la luz acumula en lo que va de año una rebaja media del 2,6% para una familia con un consumo de 3.900 kilovatios hora (kwh) y una potencia contratada de 4,4 kilovatios, según las cifras que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE). El coste del recibo se abarató un 0,8% con respecto a septiembre por el descenso del precio de la electricidad en el mercado mayorista, que supone alrededor de un 40% de la factura.

El gasto medio de un consumidor eléctrico en España es de 56 euros al mes, según la información difundida el pasado viernes por la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC). La misma encuesta señala quie el 38% de los hogares afirma que tiene contratada una potencia eléctrica de entre 4 y 6 kilovatios (kW), mientras que el 27,2% tiene menos de 4kW. Además, uno de cada cuatro hogares desconoce cuál es su potencia contratada.