Inma Lopera
ABC
El grupo andaluz estudia nuevas operaciones corporativas, a nivel nacional e internacional, para crecer en el sector de las bebidas espirituosas

Nacida en 1722, Osborne es uno de los exponentes del sector agroalimentario andaluz que vive en este momento una etapa decisiva para su futuro. Por primera vez en su historia la compañía hizo en 2014 una ampliación de capital destinada a dar entrada a su accionariado a un socio ajeno a la familia, el conglomerado empresarial chino Fosun. Esta operación insólita en su trayectoria tiene dos objetivos estratégicos muy claros: crecer en el exterior y reforzar la estructura financiera de la compañía para afrontar adquisiciones de mayor dimensión. Ignacio Osborne, consejero delegado de la firma, explica las claves de un plan con el que el grupo (cuyos ingresos actuales ascienden a 251 millones de euros) quiere elevar sensiblemente su dimensión.

Osborne fue la empresa pionera en el Marco de Jerez en la diversificación de su actividad. ¿Qué peso tiene hoy cada unidad de negocio?
En grandes números, las bebidas espirituosas y alcoholes (como el brandy, el anís, el whisky, la ginebra, etc.) copan el 50%; los productos ibéricos y los restaurantes, el 30% y los vinos un 15%. Aunque el germen de la compañía fueron los vinos de Jerez, hoy sólo abarcamos una parte muy exclusiva y muy premium. Hemos hecho una política de ir a sólo a las marcas y abandonamos hace 20 años lo que era vender volumen y fabricar marcas a terceros.

¿Qué porcentaje del negocio se vende fuera y qué objetivos se marcan a medio plazo?
El 80% del vino se exporta, así como el 15% del brandy el 30% de los jamones super premium de la marca Cinco Jotas. A nivel global, estamos hablando en torno a un 20 ó 25% del negocio. no obstante, somos muy autoexigentes y pensamos que debíamos estar más cerca del 50-60%, pues para que una compañía sea de verdad multinación tiene que vender más de la mitad fuera. Además, no queremos ser meros exportadores, por lo que estamos trabajando con una serie de países para tener negocios propios en el exterior.

¿Qué nuevas plazas están barajando?
Ya estamos presentes en Brasil y en China, y ahora estamos estudiando establecernos en otros mercados como Perú, Colombia o Chile. Para los próximo tres o cuatro años nos conformamos con consolidar la actividad ya iniciada y ampliarla a otros dos países más.

El crecimiento en China fue uno de los objetivos para la entrada en el accionariado del grupo Fosun. ¿Cómo ha sido el entendimiento en este primer año de relación?
Muy bueno, con el hándicap de las diferencias culturales. La entrada de Fosun tenía dos vertientes: el desarrollo de nuestro negocio en el mercado asiático y la inyección financiera para afrontar adquisiciones corporativas y ganar en dimensión, con el objetivo de ser un jugador internacional más importante. El canal de distribución está muy concentrado y cada vez es más grande, por lo que nosotros somos cada vez más pequeños.

¿La distribución tiene la culpa de la moda ‘low-cost’ en el consumo?
La distribución está super profesionalizada y nos ha cogido terreno en ese sentido. Los dueños de las marcas tenemos que profesionalizar nuestro equipo para que hablen más con los compradores de la gran distribución y, juntos, ver lo que quiere el consumir que, en definitiva, es el que decide y el que paga. No sirve de nada quejarse. A la distribución hay que verla como un socio más en este negocio.

¿Qué tipo de adquisiciones está estudiando Osborne?
Para nosotros es muy importante ganar en dimensión y esto se hace a través de operaciones corporativas, que no necesariamente tiene que llevar implícita una gran compra. Es posible mantener una política activa adquiriendo una marca local, o llegando a acuerdos con un distribuidor o con un socio, tanto a nivel nacional como internacional, ya que con crecimiento orgánico puro y duro resulta muy complicado adquirir una talla relevante. Hay que ganar dimensión para salir al exterior y poder competir con las multinacionales.

¿Hay actualmente operaciones corporativas en marcha?
Si, hemos mantenido conversaciones y se prevén nuevas compras de empresas en el sector de las bebidas espirituosas, pues en la gama de ibéricos ya tenemos la marca premium, Cinco Jotas, y el segmento de los vinos lo vemos más bien como un acompañamiento a las bebidas. Por tanto, donde de verdad creemos que hay posibilidades de crecimiento es en el campo de las bebidas tanto a nivel nacional como internacional.

El brandy de Jerez vivió en los 80 una época de esplendor pero, ¿cuál es su situación a día de hoy?
El brandy es muy importante en cuanto a volumen, y las ventas crecen a nivel mundial, aunque en España han ido a menos. No obstante, vendemos mucho en países como Alemania y México. En el mercado interior hicimos una campaña con el brandy Toro, en un intento de «rejuvenecer» esta bebida y ponerla de moda en un público más joven. Osborne ha demostrado con hechos que es el único grupo que ha invertido en brandis, comprando la marca premium 1886, que se suma a los gran reserva Carlos I y Carlos III.

¿El jamón ibérico puede arrebatarle el podio al brandy como producto más relevante a nivel internacional?
En imagen sí, pero en cuanto al jamón estamos muy limitados por el volumen. Nuestro jamón Cinco Jotas no puede ser un producto masivo, porque la dehesa es la que hay y la bellota también. Pasa como con las grandes marcas de vino, que ninguna vende mucho volumen aunque haya demanda.

La Denominación de Origen (DO) Jamón de Huelva pasará a llamarse DO Jabugo ¿vuelve la paz al sector?
Siempre hemos pensado que tener una Denominación de Origen con el nombre de Jabugo es bueno para el sector del ibérico y entendíamos como un tema de responsabilidad social que nuestras marcas (Sánchez Romero Carvajal y Cinco Jotas) fueran la locomotora de ese proyecto. Nuestra testarudez ha tenido un final feliz y la marca Jabugo será referente de los jamones de máxima calidad, representada por el de bellota 100% ibérico. Jabugo es un término reconocido internacionalmente y vinculado como marca con el lugar geográfico donde se dan unas condiciones excepcionales para elaborar los jamones más exclusivos a nivel mundial.

ABC