EXPANSIÓN
La filial de la cervecera holandesa logra una facturación individual de 907 millones, un 4,4% más. Supera ligeramente los mil millones incluyendo las filiales de distribución y restauración

Heineken España consolida la senda alcista que inició en 2013 tanto en lo que se refiere a ventas como a resultados. La compañía, cuya sede se encuentra en Sevilla, cerró el pasado ejercicio con un volumen de negocio individual -no incluye la filial de restauración ni la distribuidora- de 907 millones de euros, lo que supone un alza interanual del 4,4%. Incluyendo ambas participadas, la cifra se eleva hasta 1.014 millones (+4%).

El repunte en el capítulo de los beneficios es mucho mayor al pasar de 25,4 a 59 millones, es decir, un 132% más. Esta disparidad porcentual entre una y otra magnitud responde a que la filial española ya ha digerido las pérdidas que le provocó la integración en 2010 de la portuguesa Sociedade Central de Cervejas e Bebidas, conocida sobre todo por su marca Sagres. debido a un reajuste a la baja del valor de estas acciones, en 2012 sufrió unos números rojos de casi 142 millones.

La producción, mientras tanto, mejoró ligeramente hasta situarse por encima de los diez millones de hectolitros, de los que alrededor del 40% procede de su fábrica de Sevilla. En paralelo, la compañía acometió una inversión de 66 millones en la mejora y modernización de sus instalaciones. Además de la factoría mencionada, cuenta con otras tres en Jaén, Madrid y Valencia. De todas las materias primas empleadas para la elaboración de sus diferentes marcas de cerveza, más del 90% procede de proveedores locales.

El presidente de Heineken España, Richard Weissend, mostró ayer su satisfacción por las cifras obtenidas al resaltar que «esto pone en valor los ejes fundamentales de la estrategia de la compañía: mejorar la eficiencia, invertir en las marcas y en el talento, así como continuar impulsando la innovación».

El directivo recalcó que «en el segundo semestre de 2013 se apreciaron signos de cambio de tendencia que han continuado durante 2014, con un repunte del consumo fuera del hogar».

Desde el grupo señalaron que los resultados de la cervecera en España «han sido destacados en la presentación de los resultados anuales de Heineken a nivel internacional, en los que se apuntó que el volumen en el país creció cerca del 5%, con una tendencia positiva en todas las marcas clave y con una mejora de la rentabilidad».

Igualmente, se hizo hincapié en que «los eficaces programas comerciales dieron lugar a una mejora de la cuota de mercado».

En una entrevista de Weissend a EXPANSIÓN el pasado 6 de junio, el directivo señalaba que el grupo holandés confía en recuperar el liderazgo del mercado, que perdió en 209 frente a su principal rival en España Mahou San Miguel, el cual fabrica 11,8 millones de hectolitros, según datos de la patronal Cerveceros Españoles.

Fábrica de Sevilla

De su fábrica de Sevilla, la más moderna de Europa, salieron el año pasado un total de 410 millones de litros, frente a los 387 millones de producidos en 2013, es decir, un 6 % más. La cifra obtenida se traduce en dos millones de litros de cerveza diarios, de lunes a viernes. De toda su producción, el 48% son botellas, el 30% se corresponde a barriles y el 22% restante son latas.

Por macas, Cruzcampo se sitúa a la cabeza con gran diferencia al acaparar el 78% del total, aunque también se elaboran otras enseñas de la multinacional europea como Heineken o Amstel.

A nivel global, el hólding holandés obtuvo el año pasado un beneficio neto de 1.516 millones de euros, el 11,1% más que en 2013. Mientras, su cifra de negocio consolidada alcanzó los 19.257 millones de euros, el 0,3% más.

EXPANSIÓN