El ministerio ya está trabajando en los presupuestos de 2017 para que el próximo Gobierno los tenga preparados de cara a su aprobación

Hacienda cree que hay margen para bajar impuestos el año que viene. Después de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, volviera a anunciar que bajará el Impuesto sobre la Renta si gana las elecciones, fuentes del ministerio abren la puerta a bajar el IRPF desde el 1 de enero de 2017.

A tres semanas de las elecciones, desde Hacienda se inclinan por unareducción de los tributos directos, es decir IRPF y Sociedades, que sea progresiva, en varios años, como se produjo en la última reforma fiscal, ydescartan tocar el IVA. Asimismo, el ministerio también da luz verde no solo a mantener, sino a aprobar en el futuro nuevas bonificaciones a la contratación, junto a las que ya hay vigentes que ofrecen rebajas en las cotizaciones para los empresarios.

Todos estos supuestos, en todo caso, se darían si el Gobierno del PP continúa en el poder tras las urnas. Rajoy prometió que reduciría el IRPF en dos puntos en los tramos más altos y bajos de la tarifa del impuesto, de forma que esta se quedara con tipos de entre el 17% y el 43% frente a la actual que oscila entre el 19% y el 45% según los ingresos.

Sin embargo, este anuncio estaba sembrado de dudas ante el corsé que supone la reducción del déficit público, sobre todo después de que Bruselas anunciara que podría sancionar a España por incumplir el objetivo del año pasado –cerró en el 5% del PIB frente al 4,2% apalabrado– y reclamara nuevos ajustes para 2016 y 2017 de 8.000 millones, tras cambiar la senda de déficit.

Las rebajas se aprobarían según la presión fiscal fuera creciendo por encima del 38% del PIB en el que está ahora. De momento, la recaudación de los cuatro primeros meses se ha contraído un 8% y sugiere que el margen de nuevas rebajas podría haberse agotado. No obstante, Hacienda prevé que los ingresos se recuperen en la segunda mitad del año y que las bases imponibles sigan aumentando. Los datos de mayo, que ya maneja el ministerio, así lo reflejan y muestran una reducción de la caída de los ingresos.

Fin del recargo al IBI

Por ello, Hacienda cuenta con cumplir el objetivo de déficit público, del 3,6% del PIB para este año y bajarlo del 3% en 2017 con rebajas incluidas. El crecimiento favorable está detrás de este optimismo. El departamento de Cristóbal Montoro cuenta con que este año se crecerá por encima del 2,7% previsto, y la economía repuntará en torno al 3%, ayudada por la rebaja de impuestos que entró en vigor a comienzos de año

Junto a ello, este año ya ha habido otras medidas de estímulo fiscal, como el fin del recargo del Impuesto sobre Bienes Inmuebles que el Ejecutivo aprobó a finales de 2011 y que ha venido prorrogando desde entonces sobre las viviendas con valores altos. Solo en 2012, la subida del IBI reportó 918 millones a las arcas locales. Entonces todos los ayuntamientos estuvieron obligados a aplicar el recargo por mandato del Ejecutivo. Desde que arrancó 2016, no obstante, cada municipio ha elegido si seguir aplicándolo o no.

El plan es continuar relanzando el crecimiento del lado fiscal. Algunas medidas, como los mecanismos de financiación que se han bombeado desde 2012 a autonomías, municipios y proveedores han insuflado un 2% del PIB de acuerdo a los modelos econométricos del ministerio.

Precisamente, las comunidades autónomas son otro de los pilares de la estrategia de Hacienda para ajustar el déficit. En julio habrá un nuevo Consejo de Política Fiscal y Financiera con los consejeros de Economía autonómicos para, entre otros temas, aprobar la inyección de recursos del sistema de financiación de 2014. Normalmente Hacienda proyecta unasprevisiones de ingresos y en función de ello reparte la recaudación estimada a las comunidades, para hacer la liquidación a dos años vista.

Como hace dos años fue cuando España volvió a crecer, los cálculos del Gobierno fueron demasiado conservadores, y las autonomías recibirán una cascada de recursos de unos 7.000 millones que, según el ministerio, les permitirá cumplir el déficit sin acometer mayores ajustes a los ya contemplados.

Las pensiones subirán

En todo caso, Hacienda ya está trabajando en los presupuestos para 2017, no para aprobarlos como ya hizo con los de 2016 hace apenas un año, sino para adelantar trabajo del futuro Gobierno. Por tanto, estas fuentes señalan que las cuentas que están en el horno serán continuistas. Y contemplan que, si el Gobierno no cambia, el año que viene se revaloricen las pensiones. La ley fija un aumento mínimo del 0,25%.

ABC