En 2009 la paridad del euro contra el dólar estaba en 1,5 unidades, ahora la situación se podría repetir pero en Reino Unido

Hace unos años, a finales de 2009, los españoles que viajaban a Estados Unidos tenían una frase bien aprendida: ‘Give me two’; su traducción es ‘deme dos’ y hace referencia ala fiebre compradora que propició el tipo de cambio del euro contra el dólar, que en aquellos momentos alcanzó una paridad de 1,5 unidades. Ahora, la situación se podría repetir pero en Reino Unido. Y es que el ‘Brexit’ ha provocadouna fuerte caída de la moneda británica, hasta tal punto que los expertos ya no descartan que se pueda alcanzar la paridad frente a la divisa comunitaria.

Ahora mismo, a cambio de un euro se obtienen 0,85 libras pero de seguir la tendencia bajista podríamos llegar a la situación de cambiar cada euro por una libra, lo que incrementaría notablemente el poder de compra de los turistas que visiten Reino Unido. La posibilidad es real y todo dependerá de cómo afronte el Reino Unido los próximos acontecimientos, de los tiempos del ‘Brexit’ y del daño que pueda hacer a largo plazo la salida a la economía británica. Pero lo cierto es que los analistas no descartan ya que se pueda ver la paridad de la libra y el euro el año que viene, aunque la división entre los expertos es importante.

En un reciente informe los expertos de Bank of America Merrill Lynch tratan este asunto y reconocen que la comunidad de analistas “está gravitando hacia unas previsiones de paridad“; no obstante, si bien aceptan que libra continuará soportando más presión bajista, estos analistastienen dudas de que finalmente se pueda llegar a dar la paridad entre ambas divisas. 

Lo que también reconocen es que los expertos se hallan divididos entre dos opciones, si ha pasado ya lo peor para la moneda británica, o si por el contrario, la gran tormenta está aún por llegar. Para los analistas del banco estadounidense, el máximo cambio que se puede esperar es de 0,9 unidades, ya que a estos niveles verían la libra “infravalorada”. Opinan que, incluso en la reciente crisis financiera, la libra no ha podido mantenerse por encima de las 0,9 unidades.

Con todo, la evolución de la libra va a depender del tamaño de la factura que suponga el ‘Brexit’ para Reino Unido. Y no va a ser barata. Ayer mismo se supo que un aliado de la canciller alemana, Angela Merkel, ha dicho que el Reino Unido tendrá que contribuir al presupuesto de la Unión Europea si quiere tener acceso a las ventajas del mercado único, lo que reduce la probabilidad de una solución de bajo coste para los británicos tras la votación a favor de una salida del bloque.

“Si alguien se quiere beneficiar de las estructuras del mercado único de la Unión Europea, también tiene que contribuir al coste de esta operación”, dijo Jürgen Hardt en una entrevista en Berlín. “En el Reino Unido antes del referéndum nadie habló de este hecho”. La falta de acceso al mercado único europeo es una amenaza para el sector financiero del Reino Unido, que perdería los derechos de ofrecer servicios directamente a los clientes en el resto de los países de la Unión Europea. Esto convierte el futuro de los servicios financieros en un elemento clave de las negociaciones.

Merkel y otros representantes de su Ejecutivo han advertido en repetidas ocasiones que Alemania no permitirá que el Gobierno de la primera ministra británica, Theresa May, escoja a su gusto los beneficios de la Unión Europea cuando invoque la cláusula de salida y comiencen las negociaciones para una nueva relación. El ministro de Asuntos Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, se hizo eco de las palabras de Hardt y dijo que las ventajas de la Unión Europea tienen un coste.

FINANZAS