Simón Onrubia
EXPANSIÓN
La compañía presidida por Gonzalo Madariaga crece en Latinoamérica al incorporar una firma con cien trabajadores y una facturación de 10 millones de dólares

Grupo Ditecsa sigue superando hitos en su hoja de ruta para convertirse en un actor de primer orden a nivel global en el sector del oil&gas. El último movimiento en este sentido ha sido la compra de Tecna en Ecuador, una filial de Isolux Corsán especializada en este ámbito, principalmente en las áreas de ingeniería y EPC (proyectos llave en mano).

Con una plantilla de más de cien ingenieros y técnicos cualificados, la firma factura alrededor de 10 millones de dólares. Esta operación -de la que no ha trascendido su importe por motivos de confidencialidad- permitirá a la compañía presidida por Gonzalo Madariaga reforzar su presencia en la zona andina, donde tiene previsto facturar al cierre del ejercicio actual más de 20 millones.

Entre los principales proyectos de Ditecsa en Latinoamérica figura una planta de ciclo combinado de 20 megavatios en Barrancabermeja, ciudad en la que se ubica la refinería de petróleo más grande de Colombia.

Tecna inauguró su filial ecuatoriana en 1999 y sus clientes son, principalmente, las mayores petroleras y empresas de servicios presentes en la región, entre ellas Petrobras, Total, Petroecuador o Halliburton. La hasta ahora filial de Isolux Corsán ha ejecutado numerosos proyectos integrados de diseño, construcción, operación y mantenimiento de instalaciones. Igualmente, ha realizado plantas topping (destilación atmosférica) para fraccionamiento de diésel. «Gracias a esta importante operación, y a otras que estamos ultimando, Ditecsa refuerza su estructura empresarial consolidando el área de ingeniería, aportando un mayor valor añadido en las otras cuatro ramas que conforman la actividad principal del grupo: EPC, energía, industria y minería», explica Madariaga, quien subraya que «todo este plan de inversiones está soportado y avalado por nuestra solvencia financiera y el control del endeudamiento».

El hólding industrial, cuya plantilla roza los mil trabajadores, prevé cerrar el ejercicio actual con una facturación superior a 80 millones de euros, de los que alrededor de la mitad procederá de los mercados exteriores, en su mayoría de Alemania, Gran Bretaña, México y la zona andina.

El año pasado su negocio ascendió a 70 millones, lo que supuso un alza del 16% respecto a 2013. Mientras, el beneficio bruto de explotación se duplicó hasta 4,7 millones, cantidad que volverá a doblar al cierre de 2015 sin considerar eventuales operaciones corporativas.

En cuanto a Tecna, es una compañía de ingeniería y construcción especializada en la ejecución de proyectos dentro de los sectores del gas, petróleo y energía de vida. Con cuatro décadas de vida, desde 2006 forma parte de Isolux Corsán y está presente en Latinoamérica, Europea, África y Oriente Medio.