El Gobierno ha propuesto a los sindicatos y la patronal una subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) para 2015 del 0,5%, con lo que la cuantía pasaría de los 645,30 euros actuales a 648,52. Con este movimiento, el salario mínimo  lograría de cara al próximo año un pequeño avance tras estar congelado en 2014 y 2012. En el año 2013 se aprobó una subida del 0,6%. Fuentes cercanas a la negociación informaron ayer de que la Dirección General de Empleo envió el lunes por la noche un documento a sindicatos y patronal en el que se fijaba la cuantía en 648 euros. Sin embargo, las fuentes criticaron que se trata de una propuesta sin capacidad de negociación, dado que está prevista su aprobación este mismo viernes en el último Consejo de Ministros del año.

Hasta ahora, UGT y CCOO habían planteado un alza del salario mínimo del 12,5% en enero de 2015, hasta los 725 euros, y del 10,25% en 2016, hasta los 800. Tanto UGT como CCOO habían insistido en la necesidad de que la subida del salario mínimo interprofesional, que afecta a unas 200.000 personas, permitiera reducir la desigualdad. Ante este movimiento del Gobierno, los secretarios de Acción Sindical de UGT y CCOO, Toni Ferrer y Ramón Górriz, rechazaron ayer la propuesta en una carta remitida a la ministra de Empleo, Fátima Báñez. En ella, ambos sindicatos subrayan que es «pobre e injusta» e incoherente con el escenario de recuperación que preconiza el Gobierno. Ambos responsables argumentan que la propuesta no permite recuperar el poder adquisitivo de compra de esta renta, que en los últimos cinco años ha perdido hasta 5,4 puntos, y abogan porque el SMI se incremente y evolucione en función del comportamiento medio observado en Europa.

Además, solicitan la reforma del artículo 27 del Estatuto de los Trabajadores para sentar sobre nuevas bases la determinación anual del SMI. UGT y CCOO advirtieron ayer que llevarán el asunto a la negociación colectiva con objeto de que el salario mínimo  tenga el mismo peso que tiene en Europa. Además, coincidieron en que con esta cifra (648 euros) ni se sale de la pobreza. Recientemente, el presidente de CEOE, Juan Rosell, también se había decantado por una mejora del SMI en línea con las peticiones de los agentes sociales. Sin ir más lejos, en una entrevista con Efe, Rosell llegó a decir que en este asunto «los sindicatos empujaban y nosotros (la patronal) nos dejamos empujar».

GRANADA HOY