Lalia González
SUR
El ambicioso plan prevé una inversión de 750 millones

El consejero de Fomento y Vivienda, Felipe López, reunió ayer al Observatorio Andaluz de la Vivienda para presentarle el ambicioso plan que su departamento tiene en marcha y que prevé una inversión de 750 millones hasta 2020. López trazó las líneas generales a los representantes del sector, que ahora esperan concreciones en los próximos días, y anunció que lo negociará también con los grupos parlamentarios.

El Plan de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía 2016-2020, dijo el consejero, «contará para su desarrollo con una dotación de en torno a 750 millones de euros, financiados a través de la aportación autonómica, estatal y europea», sus prioridades serán la rehabilitación y el alquiler y se prevé que se apruebe a comienzos de año.

El consejero adelantó que los «ejes vertebradores» del plan serán la rehabilitación, el alquiler y el acceso a una vivienda digna a las familias con menos recursos. Se concentrarán los esfuerzos en «los colectivos de población que se encuentran en una situación vulnerable y tienen dificultades para seguir conservando sus viviendas o acceder a unas nuevas».

El plan incluye mejoras en la habitabilidad, tanto para continuar con la instalación de ascensores como para mejorar la eficiencia energética, «medidas que benefician a los consumidores, pues verán reducida de forma sustancial sus facturas eléctricas».

Se contempla además las mejoras para el mantenimiento del parque público de viviendas.

Asimismo, se incluye como finalidad facilitar la recuperación económica del sector, para reactivar el empleo mediante la rehabilitación y la promoción.

El plan aspira asimismo a avanzar hacia «un modelo de ciudad sostenible», con la rehabilitación de áreas determinadas, adecuación del espacio público y recuperación de inmuebles de destacado interés urbano y patrimonial.

Por parte de la asociación de constructores y promotores, Emilio Corbacho valoró tras la reunión que el hecho de tener un plan «no es negativo», pero que es preciso contar con concreciones, sobre todo el presupuesto y las líneas de financiación. Los 750 millones que figuran como cantidad a invertir son una cifra que engloba las anualidades hasta 2020, matizó, y sobre la misma es preciso conocer cuánto va a aportar la Junta de Andalucía.