EXPANSIÓN. Noviembre histórico para el empleo

EDITORIAL

El mercado laboral se ha instalado en una tendencia alcista innegable. La mayor evidencia son las cifras de paro registradas el pasado mes de noviembre, tradicionalmente un mes negativo para el empleo pero que este año se ha cerrado con el primer incremento de la contratación que se produce en noviembre desde 2007. La mejoría es aún más notable si se observa el número de desempleados inscritos en los servicios públicos de empleo en noviembre, registro que se redujo en 14.688 personas, la bajada más intensa desde el inicio de esta serie estadística en el año 1996. La comparativa de los últimos doce meses arroja un descenso de 295.000 personas en la cifra de parados, la mayor caída desde 1998, cuando la economía española crecía al 4% frente al 1,6% al que aumentó el PIB en tasa interanual durante el tercer trimestre de este año. La diferencia entre ambas coyunturas es evidente para el Gobierno y los expertos: la reforma laboral, que ha introducido amplias dosis de flexibilidad en la contratación de las empresas.

Por eso resulta especialmente preocupante que los principales partidos de la oposición, no sólo los más radicales como Podemos o Izquierda Unida, sino también el PSOE, prometan derogar esta norma en caso de ganar las elecciones generales del próximo año. Es cierto que la ley laboral aprobada por el Gobierno actual es mejorable en determinados aspectos, especialmente en el aspecto de los incentivos a las nuevas contrataciones, y que aún hay problemas estructurales pendientes de resolver, como la dualidad del mercado o el progresivo envejecimiento de la población activa por el elevado desempleo juvenil. Pero regresar a la anterior regulación laboral sólo serviría para volver a disparar dramáticamente las cifras de desempleo, disparar la inseguridad jurídica y ahuyentar a la inversión extranjera que ha vuelto a apostar fuerte por la economía española en los últimos meses. El propio mercado indica por dónde deben ir las políticas de impulso del empleo: el número de contratos indefinidos ha crecido un 25% desde noviembre del año pasado gracias a la tarifa plana de dos años en las cotizaciones a la Seguridad Social para nuevos contrataciones.

Las cifras de empleo de noviembre, impulsadas por la contratación del sector público (básicamente en educación) y de la distribución comercial a causa del anticipo de las compras navideñas, apuntan en el mismo sentido que la mejora del consumo a final de año que anticipó la semana pasada el Banco de España.

EDITORIAL
EXPANSIÓN

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Parse error: syntax error, unexpected end of file in /usr/home/centrodedebate.es/web/wp-content/themes/point/footer.php on line 25