El Consejo de Gobierno aprueba otras medidas financieras como la emisión de pagarés a medida y colocaciones singulares

El Consejo de Gobierno de la Junta aprobó ayer en una de sus últimas reuniones del año una batería de medidas financieras relacionadas con el endeudamiento, entre las que se incluye la refinaciación de un préstamos sindicado, que le permitirá abaratara los gastos en intereses un 3,4%, lo que se traduce en un ahorro de 10,9 millones de euros.

Formalizado por 800 millones en 2008 con BBVA, Santander y Caixabank, contaba con un plazo de siete años y dos de carencia. El saldo vivo, que se ha renegociado, es de 533,3 millones. «La operación, acorde con la favorable evolución de los mercados financieros, amplía el vencimiento a 2017, sin amortizar nada ni en 2015 ni en 2016», indicaron desde la Junta.

Actualmente, el 80% de la deuda son préstamos, frente al 20% de los títulos o valores. Antes de la crisis, la proporción era inversa. EL mayor acreedor actualmente es el Estado, a través del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) y el de Pago a Proveedores. Al cierre del tercer trimestre, la deuda se elevaba a 27.654 millones.

Otra de las decisiones tomadas fue la ampliación en cinco años de la duración del Programa de Emisión de Pagarés, cuya vigencia concluye el 28 de mayo de 2016. La medida, que cuenta con la previa autorización del Consejo de Ministros, se adopta ahora con le fin de poder colocar deuda a 18 meses en la última subasta del año, que se celebrará a finales de este mes.

Este programa «tiene un papel decisivo en la política de endeudamiento de la Junta, uya que permite un acceso al crédito al margen de las limitaciones de la participación en el Fondo de Liquidez Autonómica», aseguraron.

Además, se ha establecido la posibilidad de realizar emisiones en otras divisas distintas al euro y de incorporar nuevos mecanismos adicionales o alternativos a las subastas, que son a 3, 6, 9, 12 y 18 meses. Entre estas fórmulas, destacan las colocaciones a medida y las singulares. Las primeras se hacen al plazo específico que demanda el inversor, «siempre que el vencimiento encaje con las previsiones de la Administración autonómica y su precio sea competitivo». POr su parte, las singulares se realizan de forma extraordinaria, sin carácter periódico y a tramos estándares.

Después de varios años con los mercados prácticamente cerrados, la Junta logró el pasado ejercicio volver a colocar un importante nivel de deuda a corto plazo: 334 millones, frente a los 138,9 millones de 2012 y los 89 illones de 2011. Este año, ha adjudicado 318 millones hasta noviembre, pero las ofertas han superado los 806 millones, a un interés medio del 1,002%, dos puntos menos que en 2013.

EXPANSIÓN