“Queremos listas que permitan poner en práctica sanciones contra estos países”, dijo ayer el ministro de Finanzas francés, Michel Sapin

Claves de los ‘papeles de Panamá’

La cumbre, hoy, de ministros de Finanzas del G20 (el grupo que concentra a las mayores economías del mundo) se iba a centrar en el yen japonés y el renminbi chino, en el frenazo de los países emergentes y en el uso -o no- de estímulos fiscales para reforzar la débil recuperación mundial. Pero el escándalo de los ‘Papeles de Panamá’ va a obligar a incluir en la agenda a los paraísos fiscales.

Cinco países europeos–entre ellos España–, capitaneados por Francia quieren que el G20 elabore una ‘lista negra’ de paraísos fiscales con el objetivo de que éstos puedan ser sancionados. “Queremos listas que permitan poner en práctica sanciones contra estos países”, dijo ayer el ministro de Finanzas francés, Michel Sapin, en una rueda de prensa conjunta con los demás titulares de esa cartera de los países europeos que forman parte del G20 (España, Alemania, Italia y Reino Unido), la directora gerente FMI, Christine Lagarde, y el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría.

En el evento, el ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schauble, dio la “bienvenida” a la filtración de los ‘Papeles de Panamá’ porque ha creado un clima favorable a la lucha contra los paraísos fiscales. “Estamos tratando de usar el impulso (causado por el escándalo) y aprovechar la oportunidad”, dijo Schauble. Fuentes de la OCDE confirmaron a ELMUNDO.es que el escándalo de los clientes de Mossack Fonseca ha reforzado la posición de quienes abogan por un mayor control de esas jurisdicciones opacas. Aunque la posibilidad de sanciones ha sido siempre rechazada, alegando que es una violación de la soberanía de los países, Gurría abrió la puerta a esa opción en el futuro “cuando no veamos la cooperación que buscamos”.

Por de pronto, el escándalo ya habría tenido su primera consecuencia. Gurría informó de que Panamá “acaba de anunciar su intención de unirse” al sistema internacional de intercambio de información fiscal que practican cerca de 100 Estados. De confirmarse la noticia, sería un paso clave en el control de la evasión fiscal a través de ese país. Claro que Panamá tiene un historial de incumplimiento de sus propias promesas en este campo. En la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno del G20 del pasado noviembre ese país ya anunció una medida similar. Sin embargo, apenas dos meses después, en febrero, dio marcha atrás.

Pablo Pardo

EL MUNDO