Barcelona es la quinta ciudad europea más atractiva para los ejecutivos y Madrid, la octava

La incertidumbre política no impidió que España cerrara 2015 como el cuarto país europeo que más inversión extranjera recibió. El estudio «European Attractiveness Survey 2016» de Ernst and Young calcula que hubo un aumento del 7% en el número de proyectos de inversión extranjera directa. Este resultado consolida la tendencia al alza iniciada en 2013.

El informe analiza la actividad de inversión extranjera y los proyectos desarrollados en Europa durante el ejercicio anterior, así como las perspectivas de futuro de los inversores. Nuestro país sólo ha sido superado por Reino Unido (1.065 proyectos), Alemania (946) y Francia (598).

En el mapa de las ciudades más atractivas para invertir, Barcelona se coloca en el quinto puesto y Madrid en el octavo, atendiendo a las respuestas de los inversores extranjeros consultados. Estas cifras indican un aumento de posiciones en la clasificación, en comparación con datos del año anterior, cuando ocupaban el octavo y el décimo puesto, respectivamente.

Cataluña y Madrid representaron el 63% del total de las iniciativas de inversión extranjera recibidas en España, con 111 y 46 proyectos alcanzados, respectivamente. Les sigue Andalucía, que creció en 2015 un 169% y alcanzó una cuota del 14%, y la Comunidad Valenciana, con una incremento del 44% y una cuota del 5%. El País Vasco cierra el top 5 con un descenso del 52% en número de proyectos y una cuota del 4%. Aunque fuera de esta clasificación, también destaca Aragón, con un crecimiento del 700%.

Estados Unidos, el que más invierte

¿De dónde vienen los inversores? Estados Unidos, Francia, Alemania, Reino Unido y Japón, constituyen el top 5. Por sectores, la industria manufacturera (con 115 proyectos), servicios financieros (71), transportes (39) y retail (12) acapararon el mayor interés de estos países. El informe de EY, que nace de una encuesta a 1.469 ejecutivos internacionales, también resalta que la trayectoria positiva de la economía durante el año pasado influyó en el aumento de inversiones en sectores como educación y salud, en el que la actividad se triplicó, y construcción, en el que se multiplicó por cuatro.

Londres, París y Berlín

Respecto al conjunto de Europa, en 2015 la inversión extranjera en el viejo continente alcanzó máximos absolutos, atrayendo 5.083 iniciativas de inversión y creando más de 200.000 puesto de trabajo. Estas cifras representan un aumento del 14% en número de proyectos y del 17% en creación de empleo en comparación con 2014.

Como ya se ha mencionado, Reino Unido mantiene su liderazgo como el principal destino de proyectos FDI, seguido de Alemania y Francia. Por ciudades y teniendo en cuenta la percepción de los inversores consultados, los tres núcleos urbanos más atractivos son Londres, París y Berlín.

El informe European Attractiveness Survey 2016 subraya que este crecimiento se ha desarrollado en un año complicado para Europa, que se ha enfrentado a una crisis migratoria, un lento crecimiento y a ataques terroristas, lo que demuestra su gran capacidad de recuperación.

Por sectores, la industria manufacturera sigue siendo el principal motor de la actividad FDI en esta región, y recibieron un total de 2.495 iniciativas de inversión, representando el 49% del total de proyectos y el 62% de los puestos de trabajo creados. Le siguen los servicios financieros (1.650 proyectos) y el sector transportes (447), que registraron un aumento de la actividad del 11% y 30%, respectivamente.

En cuanto al origen del capital, las inversiones entre países europeos dominaron el escenario, con 2.751 iniciativas que representaron el 54% de todos los proyectos; le siguen las procedentes de América, con 1.300; y las originarias de Asia Pacífico, con 562.

Flexibilidad laboral

La encuesta deja varias conclusiones. La confianza del inversor en la región se ha visto golpeada por la incertidumbre económica y los riesgos geopolíticos presentes en el continente. Así ante la pregunta de si la empresa tiene planes de establecer o expandir sus operaciones en Europa durante el próximo año, sólo el 22% de los encuestados respondieron de manera afirmativa, siendo ésta la cifra más baja obtenida desde 2013.

A pesar de ello, el 82% de los inversores confía en que el atractivo de Europa para captar proyectos FDI va a mejorar, o al menos permanecer sin cambios, en los próximos tres años. Además, éstos apuntan hacia ciertos «cuellos de botella» que, si mejoran, podrían fomentar la actividad: flexibilidad de la legislación laboral (48%), costes laborales (44%) e impuesto de Sociedades (43%).

Por su parte, los factores continente más atractivos para los inversores extranjeros son las infraestructuras de telecomunicaciones (82%), los niveles de competencia de los trabajadores locales (79%), el transporte y las infraestructuras logísticas (77%) y el entorno político, jurídico y normativo (68%).

Además, según los inversores consultados, los sectores y áreas de actividad que impulsarán el crecimiento en 2016 serán las TIC (35%), la industria farmacéutica y biotecnológica (24%), la energía y utilities (21%), la automoción (19%), y la banca, seguros y gestión de patrimonios (19%).

ABC