EXPANSIÓN
La comercializadora energética, con tres años de vida, cuenta con un millar de clientes en España

La comercializadora Energía Plus, enfocada a clientes de consumo intensivo de electricidad, consiguió en 2014 una facturación de 45 millones de euros, multiplicando así por ocho su volumen de negocio con respecto a 2013, cuando se situó en 5,7 millones. mientras, su beneficio neto se elevó a 2,4 millones.

La compañía ha experimentado este crecimiento gracias a los importantes contratos logrados y a la creación de la Central de Compra de Energía de Fenacore, dirigida al sector del regadío, comunidad para la que ha conseguido un 9% de rebaja en el precio respecto a las condiciones contratadas anteriormente. Este proyecto empezó en Andalucía y se ha extendido a nivel nacional, dando servicio ya a unas 75.000 hectáreas.

En total, posee un millar de cuentas de grupos del sector industrial, agroalimentario y terciario, que consumieron durante 2014 un teravatio de energía. En torno a un 70% son andaluzas. Desde la firma destacaron ayer que con estas cifras, y en sólo tres años de actividad, se posiciona como comercializadora líder independiente en la comunidad. Además, su previsión es alcanzar los 1,5 teravatios este ejercicio.

«Nuestra ventaja es que somos más transparentes en la factura, más flexibles y damos un asesoramiento continuo, lo cual redunda en reducciones del 10% en el coste», aseguró Sergio Martín de la Rosa, consejero delegado de Energía Plus.

Al mismo tiempo, ha puesto en marcha una nueva línea de negocio para gestionar la venta de energía producida por instalaciones renovables. Actualmente, tiene en cartera 20 megavatios (MW) de diferentes plantas fotovoltaicas, pero su objetivo pasa por lograr 300 MW en 2015. Según Martín de la Rosa, se podría sobrepasar esta meta, pues está en negociaciones con diferentes fondos de inversión, propietarios de plantas de diferentes tecnologías con 5.000 MW de potencia. «Una fecha clave en este sentido será junio, pues a finales del primer semestre vencen los contratos de 1.600 MW, y deberán ser renovados con algún agente», a lo que añade que «hemos comprobado en alguna planta la posibilidad de incrementar la rentabilidad hasta en un 60%».

Por último, el directivo confía en poder extrapolar el negocio a otros mercados internacionales, como el portugués o el mexicano, «donde se acaba de liberalizar el sector con una filosofía similar a la española».

EXPANSIÓN