Encarnación Freire
ABC
Persán, Atlantic Copper y el Ceimar de Cádiz, galardonados por la Academia de Ciencias Sociales

La Academia de Ciencias Sociales y del Medio Ambiente de Andalucía entregó ayer en Sevilla los Premios de Investigación, Innovación, Desarrollo y Empresa, que en esta sexta edición han sido para la compañía Atlantic Copper de Huelva, el Campus de Excelencia Internacional del Mar (Ceimar) de la Universidad de Cádiz y la empresa sevillana Persán. La presidenta de la Junta, Susana Díaz, fue la encargada de entregar los galardones, que cuentan con el patrocinio de la Fundación Cajasol.

El presidente de la Academia, Antonio Pascual, destacó que los premiados «son ejemplos a seguir en sus respectivos ámbitos de actuación». En palabras de Pascual, con este reconocimiento público «se pretende pulsar los resortes que contribuyan a una auténtica cultura de emprendedores en Andalucía, con una base firme en la Universidad y un recorrido posterior que necesariamente debe tener lugar en el ámbito de la empresa».

El consejero delegado de Atlantic Copper, Javier Targhetta, recogió el Premio en la categoría de Empresa que la Academia ha concedido a esta industria onubense, la tercera fundición y refinería de cobre de Europa y el mayor productor nacional de ácido sulfúrico, que emplea a más de 2.500 trabajadores.

Por su parte, el rector de la Universidad de Cádiz, Eduardo González Mazo, recogió el galardón en la categoría de Centro Universitario que ha correspondido al Campus de Excelencia Internacional del Mar, del que forman parte siete universidades y otros tantos organismos públicos de investigación de España, Portugal y Marruecos.

Por último, el presidente de Persán, José Moya Sanabria, recogió el Premio en la modalidad de Iniciativa Empresarial, con el que la Academia ha distinguido a esta compañía sevillana, líder en España en fabricación de detergentes y suavizantes y una de las primeras de Europa en su sector. « Persán es una empresa fuerte con vocación innovadora, que como no hacemos circuitos integrados, está empeñada en hacer de Sevilla el Silicon Valley de los detergentes», destacó el presidente de la compañía.

Apuntó que este año el Premio de la Academia «recae en una industria productora de bienes de consumo, que demuestra que desde el sur de Europa se pueden ganar batallas en mercados tremendamente maduros, dominados por grandes compañías multinacionales. Espero que esto sea un aliciente para muchas compañías emergentes», significó el empresario sevillano.

En su intervención tras recibir el Premio, José Moya subrayó la importancia de la industria para la economía de Andalucía y añadió que «para conseguir un desarrollo andaluz estable, este sector tiene que su mar más en el producto regional bruto, junto a otros más clásicos como el agroalimentario o el turístico».

Objetivo europeo

El empresario sevillano abundó en esta idea afirmando que «una de las razones del atraso andaluz es nuestra escasa fortaleza industrial». «Tenemos muy buenas industrias, pero pocas. Necesitaríamos el doble de potencia industrial para superar el promedio del 20% del PIB que se considera idóneo en la Unión Europea», recordó el empresario.

En este contexto, José Moya — que preside también el Centro de Debate y Desarrollo, un «think tank» que pone su acento en reducir la brecha industrial con España y Europa— aprovechó para agradecer a la presidenta de la Junta «sus esfuerzos por dar visibilidad la industria andaluza» y por «colocar el auge industrial como uno de los pilares para el desarrollo andaluz».