S. Torres
EL MUNDO
El presidente de la Junta en funciones dice que no se opondrá a investigar la formación justo después de que su partido abogara por disuadir de la iniciativa al resto de fuerzas

El PSOE andaluz arranca hoy el nuevo curso político transmitiendo la sensación de no haberse terminado de adaptar aún a su nueva situación en el Parlamento, que no es otra que la de una minoría de 47 diputados obligada a negociar para sacar adelante cualquier iniciativa o bloquear las de la oposición.

Es lo ocurrido ayer con la petición del PP de crear una comisión de investigación sobre los cursos de formación. Hasta el momento, el resto de fuerzas de la oposición -Podemos, C’s e IU- se han mostrado dispuestas a apoyar la iniciativa, pero ayer el PSOE andaluz, por la mañana, anunciaba su intención de disuadirlos.

El secretario de Organización del PSOE andaluz, Juan Cornejo, afirmó en rueda de prensa que investigar la formación «no es una prioridad» para su partido en estos momentos y que así trataría de hacerlo ver al resto de fuerzas políticas, según recogieron las agencias de noticias.

Poco después, de intentar «convencer» a los demás partidos para aparcar la comisión de investigación, la postura del PSOE había basculado hacia la resignación, ante la improbabilidad de atraerse al PP para que retire la moción. Así el presidente en funciones de la Junta, vicepresidente y consejero de la Presidencia, Manuel Jiménez Barrios, admitía horas después en una entrevista en la Ser que la creación de la comisión «por supuesto que no va a contar con el voto negativo del PSOE».

Después de 19 años gozando de sólidas mayprías -en solitario o en coalición- en el Parlamento, el PSOE se ve en la necesidad de adaptarse a la nueva situación. Ante una propuesta de investigar un escándalo de corrupción como el de los cursos de formación, las nuevas fuerzas emergentes, Podemos y C’s, sin apenas pasado, tienen nada o muy poco que perder si las aceptan. pero es que, además, el discurso de regeneración y levantamiento de alfombras con el que han irrumpido en los órganos de poder en las últimas elecciones obliga moralmente en cierta forma a apoyarlas.

De la respuesta de Jiménez Barrios, un político experimentazo que goza de fama de buen negociador por su capacidad de empatizar con el adversario, se deduce que el PSOE da por descontada la creación de la comisión de investigación con la abstención o incluso el sí de su grupo.

Porque sí tienen los socialistas la posibilidad de intentar pactar con alguna otra fuerza una modificación en la propuesta del PP para llevársela un poco a su terreno. O incluso pactar comisiones contra su tradicional adversario, como la que se ha apuntado sobre ramificaciones del caso Gürtel en Andalucía.

Tal vez responda a un reparto de papeles previamente decidido, pero las posturas que manifestaron ayer Cornejo y Jiménez Barrios denotan claras diferencias. La del primero, representante del partido, recuerda más a la del PSOE de la mayoría y el rodillo parlmentario, al decir que «no toca» hablar del presupuesto de la Junta sino de criticar el que elabora el Gobierno de Mariano Rajoy.

Así, criticó la «precipitación y el anticipo» del debate sobre los presupuestos del líder de Ciudadanos, Juan Marín, quien tildó de «complicado» el acuerdo y no descartó una prórroga presupuestaria. Además, avanzó que el Gobierno está preparando unos presupuestos que les será «difícil» rechazarlos a los partidos de la oposición.

Con menos suficiencia se expresó Jiménez Barrios, quien avanzó que el Gobierno andaluz hará «un esfuerzo ingente» para pactar los presupuestos «y no con una única fuerza política», sino con todos los partidos.

Consciente de la nueva realidad el dirigente socialista admitió que habrá que «extremar» el diálogo, aunque se mostró convencido de que primará la «responsabilidad política» tanto en el Gobierno andaluz como en el conjunto de las formaciones.

Finalmente, pidió al presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno, que «pase de las palabras a los hechos» y «alce la voz» ante Mariano Rajoy por el «maltrato» del Gobierno a Andalucía