Juan M. Marqués Perales
DIARIO DE SEVILLA
Ciudadanos no descarta enmendar el proyecto de Presupuesto si hubiera conclusiones del grupo de trabajo para entonces

El PSOE cambia de posición. Si bien está de acuerdo en modificar el impuesto de sucesiones y donaciones -de hecho, lo llevaba en su programa electoral-, la consejera de Hacienda, María Jesús Montero, postergó su entrada en vigor hasta 2017. Sin embargo, el portavoz parlamentario, Mario Jiménez, abrió ayer la posibilidad de que la modificación entre en vigor en 2016, tal como ha solicitado Ciudadanos. Al ser preguntado, Mario Jiménez dijo: «Incluso si a lo largo de 2016 se dieran las condiciones desde el punto de vista de la recaudación, que así lo permitieran, se plantearía la modificación en ese propio ejercicio».

El miércoles pasado, el portavoz de Ciudadanos, Juan Marín, solicitó que el grupo de trabajo que estudiará esta rebaja se constituya en el plazo de 15 días y que sus conclusiones se plasmen en ley dentro del Presupuesto de 2016 si ya estuviese en vigor. «Hay que modificar el impuesto, pero evidentemente los grandes patrimonios y las grandes masas de herencia no deben estar exentos del impuesto», indicó el socialista Mario Jiménez, para quien el impuesto tiene que aplicarse con criterio progresivo y corregir elementos como «el error de salto». Al impuesto de sucesiones se le aplica una bonificación total para quienes hereden menos de 175.000 euros, pero a partir de esa cantidad se tributa por el total, desde cero. Uno de los cambios de la reforma fiscal debe incluir la eliminación de ese salto, pero Ciudadanos exige una rebaja más amplia. El portavoz del grupo parlamentario de Ciudadanos, Juan Marín, advirtió ayer que habrá «disputa y pelea» con el PSOE si esta formación no acepta una bajada del impuesto en 2016, aunque quiso dejar claro que esta petición no es una condición para que su partido apoye el Presupuesto de la Junta. Es decir, la modificación no tiene por qué incluirse en el proyecto de Presupuesto que se está discutiendo en la Cámara, sino que podría modificarlo a posteriori, una vez que el grupo de estudio obtenga sus conclusiones. Ciudadanos ya consiguió que el Presupuesto de 2016 incluya una bajada de dos puntos en casi todos los tramos del IRPF, a pesar de que la consejera Montero expresó su dudas sobre el encaje en las cuentas.

Finalmente, esto ha costado 120 millones de euros. La Junta recaudó el último año algo más de 300 millones de euros por sucesiones, pero se calcula que el salto cuesta 70 millones de euros. Juan Marín no descarta que su formación presente una enmienda parcial al Presupuesto sobre la bajada del impuesto, será una decisión que se tomará una vez que se constituya el grupo de trabajo en esta materia. «Primero -manifestó Juan Marín- queremos hablar y luego ya veremos como actuamos». El portavoz mantuvo una conversación con el socialista Mario Jiménez, en la que acordaron que la próxima semana «se buscará un hueco» para celebrar la primera reunión de este grupo de trabajo. Así, Marín destacó, no obstante, que confía en que Ciudadanos gane las elecciones el próximo 20 de diciembre y que «no haga falta» el citado grupo porque su formación elimine este impuesto a nivel nacional, un impuesto que ha considerado «especialmente injusto». El PP no está contento con este proceder, según explicó su líder, Juanma Moreno, que acusó a Ciudadanos de «carterismo» parlamentario.

El PP quería presentar una proposición de ley que bonificase al 99% este impuesto, tal modo sucede en Madrid, pero el PSOE y Ciudadanos lo impidieron. El partido de Albert Rivera ha conseguido, como pasó con el IRPF, que la rebaja se visualice como fruto de su estrategia de colaboración con el Gobierno frente a la oposición del PP. Moreno sostiene que la iniciativa de PSOE y Ciudadanos de crear un grupo de trabajo para estudiar la rebaja del impuesto tiene el objetivo de que «no salga nada adelante. En su opinión, el grupo de trabajo «sólo tiene un objetivo: que no salga nada adelante, aburrir al resto de grupos parlamentarios y situar en el cajón de sastre todas las iniciativas relacionadas con quitar y bonificar el impuesto». El líder de los populares andaluces calificó la actitud de PSOE y Ciudadanos como «un tanto extraña» y afirmó que se está dando cierto «carterismo dentro de los grupos que roban las iniciativas de otros grupos»