Gañán participó en un acto del Centro de Debate

«Si queremos un caudal de innovación y progreso reales y sostenibles, necesitamos un sistema educativo sólido, estable y duradero». Alfonso Gañán, catedrático de Mecánica de Fluidos de la Escuela de Ingenieros de la Universidad de Sevilla y presidente de la empresa Ingeniatrics, defendió ayer una «educación en igualdad de oportunidades para garantizar la estabilidad social y el progreso», durante su intervención en el ciclo de Industria e Innovación que organiza el Centro de Debate y Desarrollo (CDD). Gañán, Premio Javier Benjumea y Premio Nacional de Investigación, fue presentado pro Jorge Paradela, director de Relaciones Corporativas de Heineken España y miembro de la junta directiva de CDD, el «think tank» o laboratorio de ideas presidido por el empresario sevillano José Moya.

Para el catedrático de Física Molecular, «las desigualdades económicas y educativas crean las condiciones perfectas para el conflicto social y caracterizan a los estados fallidos». Según su exposición, los principios básicos sobre los que debería asentarse una buena educación pública son nueve: la calidad, la racionalidad, la unicidad, la continuidad, la igualdad de oportunidades, la asepsia ideológica, la libertad, la estabilidad y la simetría, entendido este último concepto como responsabilidad individual. « Nada es gratis, cada sujeto recibe en la medida en la que contribuya», señala.

Alfonso Gañán analizó la acción política española en educación y abogó por elevar el modelo educativo a artículo constitucional para blindarlo ante los vaivenes políticos. «En el diseño del modelo de educación no tendrían que intervenir los partidos políticos para evitar las visiones partidistas. Debería ser un asunto central en el que estuviera de acuerdo toda la sociedad», señaló el científico y empresario de origen cordobés.

Para el catedrático de la Hispalense, «más que de cuestiones económicas, realmente el progreso y la innovación depende casi exclusivamente del nivel educativo de la población». En su opinión, los profesores de primaria e infantil tendrían que recibir «una atención bastante mayor» de la que están recibiendo ahora en España, tanto social como profesionalmente. Así, opina que las exigencias deberían ser mayores, conjuntamente con unas retribuciones más elevadas «por la labor fundamental que realizan», tal y como se les reconoce a los profesores universitarios.

Evolución neuronal

El físico molecular abordó también en el debate los distintos métodos educativos y ahondó en la relación entre la evolución neuronal de las personas con la educación que reciben. «Nuestro sistema de conexión neuronal surge de una educación temprana», indicó. El científico precisó que la estructura neuronal del individuo es «plástica» y en ella la educación es «absolutamente crucial, hasta el punto de que conforma físicamente el cerebro» y determina nuestro conectoma o mapa de las conexiones entre las neuronas. «Cuanto antes empecemos a recibir una educación de calidad seremos mejores personas, más libres, más críticos y más felices», concluyó.