DIARIO DE SEVILLA

Díaz responderá en el Pleno de esta semana a preguntas sobre las cuentas para el próximo año, el paro y el futuro de las autonomías

El primer encontronazo parlamentario entre la presidenta del Gobierno autonómico, Susana Díaz, y el jefe del primer partido de la oposición, PP, Juanma Moreno, tras la baja por maternidad de la jefa del Ejecutivo se producirá esta semana. Será en el segundo pleno de este periodo de sesiones. Díaz tendrá que responder a una batería de cuestiones en la sesión de control que se celebrará en una Cámara afectada en su «calidad democrática», según los populares. Moreno ha hablado de un auténtico «atraco» en el Parlamento después de que los socialistas, con la ayuda de la abstención de Ciudadanos, bloquearan iniciativas legislativas de la oposición en la Cámara. Otra cuestión crispará aún más el ambiente: la de la comisión de investigación de los cursos de formación y la intención del PP de ver comparecer en ella a la presidenta. La sesión prevista para esta semana en el salón de plenos no saldrá indemne.

El rifirafe está servido. Pero el PP-A se concentrará en otro frente, el del Prespuesto de 2016 . En una moción demandará al Ejecutivo de Díaz a que las cuentas del próximo ejercicio recojan en el Anexo de Inversiones el detalle del reparto territorial de la inversión presupuestada de cada una de las provincias, del Gobierno andaluz y de sus entidades instrumentales, «a fin de posibilitar el seguimiento y evaluación de las inversiones y de los principios de solidaridad y equilibrio territorial». El PP-A pretende que el Parlamento inste al Gobierno a que en las cuentas contemplen como objetivos «fundamentales» la mejora de calidad en la prestación de los servicios públicos y la garantía de su sostenibilidad, el fomento de la actividad económica, el apoyo a emprendedores o la creación de empleo, «reconduciendo la política que han venido desplegando hasta la fecha los sucesivos gobiernos socialistas, al quedar demostrada su ineficacia». Además el grupo que preside Moreno reclama que la Junta renuncie a su confrontación «vacua» con el Gobierno central, así como que, en la planificación y desarrollo de su política presupuestaria, contemple una rebaja de impuestos de competencia autonómica para las rentas bajas y medias, a fin de avanzar en la convergencia fiscal con el resto de comunidades autónomas «y acabar con el injusto trato fiscal que padecen los andaluces».

Los populares piden que el presupuesto del próximo ejercicio incluya mejoras en los beneficios fiscales aplicables en el impuesto sobre sucesiones y donaciones, y la devolución a los profesionales del transporte de mercancías y pasajeros por carretera, incluido taxistas, el recargo autonómico del impuesto especial sobre hidrocarburos. Además, el PP-A exige incrementar los presupuestos en materia sanitaria y social, y garantizar la ejecución de las cantidades presupuestadas, especialmente en las partidas que financian la construcción de infraestructuras sanitarias y aquellas que soportan programas en materia de protección social; y más recursos para la inversión en capital humano, la mejora de la calidad del sistema educativo andaluz y el apoyo de la investigación científica, como elementos básicos en el avance socioeconómico de la comunidad. Los populares exigen también que el Gobierno observe «una mayor responsabilidad y un mayor rigor» en la planificación y ejecución de los programas presupuestarios que financian las políticas de empleo. El PP-A pide también que la Junta, en el desarrollo y ejecución presupuestaria, contemple los recursos necesarios para el abono en el presente ejercicio de al menos el 50% de la paga extraordinaria suprimida en 2012 a los empleados públicos, y a que en la planificación del próximo ejercicio se incluyan los créditos que permitan abonar el 50% restante, así como a establecer las previsiones plurianuales que establezcan la devolución efectiva «por los sucesivos recortes que el Gobierno andaluz ha venido aplicando en las pagas extraordinarias del período 2013-2014».