Víctor Martínez

EL MUNDO
Reducirá sus costes en más de un 40% mediante desinversiones
Las acciones del grupo de ingeniería y energías renovables Abengoa han arrancado una semana crucial para su futuro con un incremento del 50%, hasta situarse en 56 céntimos por título. La empresa andaluza ha llevado hoy a consejo de administración un duro plan de ajuste que garantice su viabilidad y recupere la confianza de sus acreedores, entre los que se encuentran los principales bancos nacionales y bonistas internacionales. El plan, adelantado por EL MUNDO, incluye una reducción de costes superior al 40% a través de desinversiones y abandono de proyectos. Esto implicará que la cifra de negocio de la empresa (ventas) disminuya un 60% en 2017 en comparación con los números registrados en 2014. Además, el beneficio bruto de la empresa (ebitda) disminuirá hasta una cifra de entre 600 y 700 millones de euros, la mitad que el registrado hace dos años. La estrategia de reestructuración que ha liderado el nuevo presidente ejecutivo del grupo, José Domínguez, incluye también una propuesta de quita de 6.000 millones a los acreedores, que implicaría una reducción de la deuda neta de Abengoa del 66%. Una vez presentado el plan de viabilidad, la empresa y los acreedores abren un plazo de dos meses para negociar su aceptación y puesta en marcha o, por otro lado, la entrada en concurso de acreedores de Abengoa el próximo 28 de marzo. Los títulos ‘B’ de Abengoa, las más líquidas, se dispararon un 34,81% y cerraron a 0,213 euros por títul. Durante la jornada bursátil llegaron a subir hasta 0,245 euros, un 55% más. Los títulos de la empresa andaluza, en preconcurso de acreedores desde el pasado mes de noviembre, han sufrido fortísimos vaivenes en el mercado en estos complejos meses. El objetivo del plan de viabilidad es dejar una ‘nueva Abengoa’ de menor tamaño, centrada en los negocios más rentables y que preserve su tecnología e innovación. Se trata de un primer paso que se tendrá que consensuar con los acreedores con la deuda como verdadero eje de una negociación que permitirá salvar del concurso a la empresa saneando su maltrecha estructura financiera. una deuda que, en esa nueva Abengoa, debería rondar los 3.000 millones frente a los 9.000 millones que la asfixiaron y abocaron a la solicitud de preconcurso. En el día crucial del plan de viabilidad, la consejera de Hacienda y Administración Pública de la Junta, María Jesús Montero, aseguró que el máximo ejecutivo de Banco Santander en España, Rami Aboukhair, le ha trasladado que la entidad trabajará «sin descanso» para «intentar que antes de que se termine el tiempo límite, la negociación del plan de acreedores de Abengoa pueda llegar a buen puerto». Montero indicó que la multinacional andaluza fue objeto de la reunión que mantuvo con Aboukhair, donde la Junta solicitó al Banco de Santander que «ponga todo el interés y sepa y conozca de primera mano que para el Gobierno andaluz es una prioridad el mantenimiento de los empleos que van asociados a Abengoa y que el conocimiento que se ha desarrollado en estos años por una empresa líder en la ingeniería se quede en nuestra tierra». «El Banco Santander así lo sabe y lo conoce, y nos ha expresado que está trabajando de forma muy intensa y sin descanso para intentar antes de que se produzca el fin del tiempo límite para negociar el plan de acreedores, que éste pueda llegar a buen puerto», añadió Montero, que apuntó que la empresa andaluza está trabajando con sus acreedores para intentar encontrar una solución. La consejera dijo el Gobierno andaluz «sigue estando muy atento y haciendo un llamamiento al conjunto de los que que se encuentran inmersos en esa operación para que encuentren una fórmula viable que permita el mantenimiento del empleo, que es la principal preocupación en este momento». La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha ordenado ya que el embargo de los bienes y propiedades del ex presidente de Abengoa, Feliepe Benjumea, y del ex consejero delegado de la entidad, Manuel Sánchez Ortega, para cubrir las fianzas respectivas de 11,5 y 4,5 millones impuestas a ambos el pasado mes de diciembre así como la responsabilidad civil a la que pueden ser condenados. Entre los bienes de Benjumea destacan cinco turismos de las marcas Chrysler, Mercedes o BMW, así como 10 fincas que constan a su nombre y un ciclomotor marca Piaggio. Entre los de Sánchez Ortega figuran una finca en Las Rozas (Madrid ) y un Jaguar.]]>