Juan Alberto Gómez

EXPANSIÓN
La inversión es el capítulo que más sube con un 5,3%, mientras el consumo mejora el 3,4%
La región ha cerrado 2015 con un avance del PIB del 3,2%, una décima superior a la anterior estimación de Analistas Económicos de Andalucía. También constituye el mejor balance para el tejido productivo desde 2006, fecha en que comenzaron los primeros signos de moderación económica antes de la crisis. Según la sociedad de estudios del Grupo Unicaja, todos los sectores han mostrado crecimientos superiores al 3%, a excepción del agrario. El consumo privado, el principal barómetro de la reactivación económica, aumentó un 3,4% mientras la inversión repuntó un 5,3% a lo largo del ejercicio. Por lo que se refiere al gasto de las Administraciones Públicas, éste fue un 1,7% superior. La coordinadora del informe, Felisa Becerra, explicó ayer en Málaga que la “economía española, es una de las que más está progresando en la Eurozona, ya que parte de una recesión más profunda”. Por otro lado, “la desaceleración que se preveía no ha sido tan acentuada y como resultado Andalucía mantienen su pergil de recuperación”. En opinión de la experta, ha sido fundamental la “fortaleza del componente interno de la demanda y, dentro de ella, el consumo de los hogares”. En cuanto a los sectores, servicios -que representa el 70% de la actividad regional-, experimenta un repunte del 3,5%, mientras que la construcción lidera el crecimiento con un avance del 5,1%, según el indicador sintético de Analistas. La industria también ha mostrado cifras muy positivas, con un alza que ha rozado el 4%. La sociedad de estudios confirma, además, sus previsiones para 2016, al calcular una mejora del PIB andaluz del 2,8%, “en línea con la media española”, apuntó Becerra. Todas las actividades productivas seguirán una tendencia positiva, aunque de forma más moderada. De cualquier forma, la economía española sigue dependiendo de los vaivenes exteriores. “Y las perspectivas de crecimiento a nivel mundial -apuntó Becerra- son menos optimistas, sobre todo por la ralentización de las economías emergentes y el cambio de orientación monetaria de Estados Unidos”. El desempleo, por su lado, seguirá siendo el talón de Aquiles de la comunidad. Pese a estos importantes registros, el mercado laboral no reacciona en los mismos términos. El empleo se incrementó un 3,9%, lo que habría permitido reducir el número de parados un 6,5%. Sin embargo, esto no ha evitado que la tasa se estanque en el 32,4%, lo que impide bajar del millón de parados, según Unicaja. Las perspectivas para el año en curso son reducir esta magnitud en dos puntos hasta el 30,6%. El consejero delegado de Andalistas, Francisco García Navas, volvió a reclamar un “esfuerzo importante en la política económica” dirigida a este área. En este sentido, puso como ejemplo “el plan de choque que el Gobierno de Francois Hollande prevé aplicar en Francia”. Déficit exterior En relación a la balanza comercial, hasta el tercer trimestre el saldo exterior es negativo -resta 0,7 puntos porcentuales al PIB-, al aumentar las importaciones un 4,2% mientras que las exportaciones lo hicieron en un 3,2%. García Navas recomendó por tanto “no tirar en exceso de las importaciones cuando nuestros productos están bien considerados internacionalmente”: Por último, en cuanto a las diferentes provincias, el informe trimestral de Unicaja detectó un buen crecimiento en la actividad en todas ellas, con Granada, Máaga y Sevilla a la cabeza, que superan la media. Así, la primera aumentó su PIB un 3,4% frente al 3,3% de las otras dos. Las estimaciones para 2016 confirman el ritmo de avance en las ocho, “si bien atenuado, al situarse entre el 2,7% y el 3,1%”  ]]>