Simón Onrubia
EXPANSIÓN
La clave es el repunte del gasto tanto de hogares como de empresas

La economía andaluza está consolidando la recuperación que viene experimentando desde hace varios meses y el segundo trimestre del año lo cerró con un repunte del 3,2% con resecto al mismo periodo del ejercicio pasado.

Este porcentaje, además, es el mayor que ha registrado el PIB autonómico desde 2010, cuando logró un alza del 3,4% entre octubre y diciembre. El crecimiento intertrimestral, mientras tanto, se sitúa en el 1%, según reflejan los datos ofrecidos ayer por el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía.

Como viene siendo habitual en los últimos tiempos, la gran palanca de estos números es la evolución positiva de la demanda interna, tanto de las familias como de las empresas. En el segundo caso la mejoría es del 4,2%, mientras que el gasto de los hogares sube un 3,7%.

Incluso las administraciones públicas parece que se han sacudido de forma definitiva los número rojos que venían presentando desde el inicio de la década y en el segundo trimestre elevaron su desembolso un 1,9%.

En cuanto a los agregados del sector exterior, las exportaciones de bienes y servicios y las importaciones registraron incrementos en Andalucía del 0,5% y del 1,2%, respectivamente.

De esta forma, el gasto en consumo final regional mejoró un 3,2%, aportando 2,9 puntos al PIB regional.

Sectores

Por componentes de la oferta, todos los sectores presentan una evolución positiva a excepción de la rama primaria -agricultura, pesca y ganadería-, que se contrae un 1,7%, una caída en todo caso sensiblemente más suave que la sufrida en los trimestres previos, sobre todo en el cuarto de 2014, cuando tocó fondo con un desplome del 8,7%.

Especialmente significativa es la consolidación de la recuperación del sector constructor, que encadena tres trimestres en positivo, sumando un 5,8% entre abril y junio de este año.

En la misma línea, la industria mantiene su tendencia al alza de los últimos meses y en esta ocasión mejora un 4,7%, si bien la manufacturera sólo lo hace en un 1,4%.

Finalmente, los servicios crecen un 3,2%, siendo una vez más el motor económico de la región al aportar 2,2 puntos al crecimiento del PIB autonómico. por subsectores dentro de esta rama, los mayores crecimientos se dan en actividades profesionales (con un 7,7%), mientras que las áreas financiera y de seguros son las únicas que caen al contraerse un 2,7%.