A. Martín
DIARIO DE SEVILLA
El informe de la Universidad Loyola y la CEA pronostica que la economía se modere tras el tirón del gasto

La tasa de paro se mantendrá en Andalucía en el entorno del 30% durante 2016 pese a que la economía crecerá un 2,5%, según el último informe Loyola Economic Outlook, que fue presentado ayer en la sede de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA). «En el segundo trimestre del año puede que baje del 30%, al ser un buen periodo para el empleo por las fiestas de la primavera y el inicio de varias campañas agrícolas. Pero es muy probable que sea un espejismo», vaticinó el director del Departamento de Economía de la Universidad Loyola Andalucía, Manuel Alejandro Cardenete, que explicó los resultados del estudio junto al presidente del Consejo Empresarial de Economía, Financiación y Fiscalidad de Pymes de la CEA, Manuel Ángel Martín.

Concretamente, el estudio plantea que la tasa de desempleo oscile en 2016 entre el 29,5% y el 30,5%, lo que supone apenas dos puntos porcentuales de reducción sobre la media de 2015, que se moverá en el rango del 31,5%-32,5%. Así, el diferencial respecto a la tasa española se mantendrá en torno a los diez puntos. Y ello pese a que la economía andaluza crecerá este año un 2,7%, cuatro décimas menos que la española, para la que el informe estima un avance del 3,1%.

Para el conjunto de la economía española, la previsión de Loyola pronostica que el avance se modere en 2016 en seis décimas, hasta situarse en el 2,5%. «2015 ha sido un año electoral en el que las políticas públicas han sido más activas. En 2016 la economía echará el freno además porque el futuro gobierno debe llevar a cabo reformas pospuestas», destacó Manuel Alejandro Cardenete.

El paro andaluz se mantendrá en niveles elevados pese a que la economía va a encadenar dos ejercicios consecutivos de crecimiento por encima del 2%, el listón que los economistas han cifrado tradicionalmente como requisito para crear empleo. La clave estriba en que «el modelo productivo andaluz sigue siendo el mismo que en el periodo de crisis».

«Los sectores que tiran de la economía andaluza son muy intensivos en mano de obra, como son la agricultura y los servicios. La única fórmula para romper esta situación es redefinir el modelo, apostando por la industria más allá de la aeronáutica, potenciar el sector agroalimentario, o diversificar el sector servicios, orientándolo hacie un turismo de más calidad que rompa la estacionalidad», apuntó el catedrático de Economía de la Universidad Loyola de Andalucía, que advirtió que «Andalucía se está quedando atrás en términos de recuperación».

En ese sentido, el informe incluye un análisis del impacto de la crisis en las economías andaluza y española. La caída del PIB entre el primer trimestre de 2008 y el primero de 2013 llegó al 10,2% en Andalucía, frente al 7,9% español. En cambio, desde que comenzó la recuperación, el PIB andaluz ha crecido un 4% frente al 4,4% del PIB español.

Cardenete alertó del peligro de que el próximo Gobierno que salga de las urnas el 20 de diciembre aumente la presión fiscal y eso repercuta de forma negativa en el consumo, que está teniendo un buen comportamiento y es el que tiene más peso en la recuperación de la economía, alegó.