EL PAÍS
Sólo 91.000 asalariados cambiaron de comunidad por motivos de trabajo en 2013

El número de trabajadores que se traslada de comunidad autónoma por motivos laborales se ha reducido casi un 60% desde que estalló la crisis económica. En 2008, año del colapso financiero, unos 224.000 asalariados se mudaron de región por motivos laborales. Cinco años más tarde, en 2013, el número de trabajadores que se cambiaron a otra comunidad se redujo a 91.007, según la serie estadística sobre movilidad laboral actualizada esta semana por la Agencia Tributaria. Este parámetro es un fiel reflejo del síncope sufrido por el mercado laboral: a menor oferta de Grafico ccaapuestos de trabajo, menor movilidad.

Entre los años 2008 y 2013, casi 710.000 asalariados han cambiado de autonomía por motivos laborales. Aunque hay que precisar que esta estadística agrupa los traslados realizados durante este periodo por un mismo trabajador y no tiene en cuenta los que estaban en paro que encontraron un empleo en otro territorio.

La movilidad laboral en España sigue menguando. Y eso que es una de las más bajas de la Unión Europea. Un reciente estudio del Instituto Nacional de Estadística (INE) ilustra la situación con la siguiente cifra: el 33,8% de los trabajadores españoles nunca ha cambiado de ciudad para trabajar.

El informe de Movilidad del Mercado de Trabajo en las Fuentes Tributarias correspondiente a 2013, publicado el pasado viernes, revela que los territorios más prósperos son los que más trabajadores atraen. Así, Madrid es la región que más recibió el año pasado: en total, 26.343 empleados se mudaron a la comunidad presidida por Ignacio González (PP) por motivos laborales durante en 2013. En cambio, ese mismo año salieron de esa autonomía 16.995 empleados. El saldo final supone un aumento de 9.348 asalariados que llegaron a Madrid procedentes de otras regiones.

Además de ser una de las autonomías con más pujanza económica, Madrid es la sede de grandes multinacionales en nuestro país por el efecto capitalidad y, además, concentra gran parte de la Administración General del Estado. Todo esto explica que sea el territorio que más asalariados atraiga.

La estadística de la Agencia Tributaria se nutre de la información procedente de la “declaración anual de retenciones e ingresos a cuenta sobre rendimientos del trabajo” (modelo 190). Es decir, recoge la información de los declarantes del IRPF de un año y los compara con los registrados en el año siguiente.

De esta forma, Castilla-La Mancha es el territorio del que salen más trabajadores para trasladarse a Madrid, (5.208 asalariados). En buena parte por su cercanía geográfica. Lo mismo le sucede a Castilla y León, de donde partieron 4.098 empleados hacia la capital por motivos laborales. Andalucía aportó el año pasado 4.831 trabajadores a Madrid.

La región andaluza es, precisamente, una de las pocas donde el saldo de los asalariados que entran y salen resulta negativo. Es decir, que durante 2013 perdió 4.271 empleados por traslado laboral. En términos reales, de Andalucía partieron 13.130 empleados y entraron 8.859.

Cataluña es otro de los tradicionales polos de atracción económica. Aunque es la segunda autonomía que más trabajadores absorbe está lejos de las cifras de Madrid, según revela la estadística de la Agencia Tributaria. Durante 2013 salieron 9.131 asalariados de Cataluña y entraron 11.166 procedentes de otras regiones, con un saldo favorable de 2.035 personas.

En total, hay 10 comunidades que presentan un saldo negativo —se van más trabajadores de los que llegan— y solo cinco que registran un balance positivo. La estadística de la Agencia Tributaria no tiene en cuenta los movimientos realizados desde el País Vasco y Navarra por tener su propio régimen fiscal, ni desde las ciudades autónomas.

La reforma laboral que el Gobierno del PP aprobó en 2012 contenía medidas para favorecer la movilidad laboral. Pero el deterioro del mercado de trabajo, reduciendo la oferta de empleos, ha provocado una caída de los movimientos entre comunidades por motivos profesionales.

El informe de Hacienda muestra también la movilidad laboral por género. Los hombres cambiaron más de comunidad por motivos de trabajo (52.833) que las mujeres (38.121). También ofrece información de la movilidad por tramos de edad: los asalariados entre 26 y 35 años son los que más cambian de región por razón de trabajo, 47.424 empleados en 2013. Les siguen los trabajadores de entre 36 y 55 años: 29.000 de este rango de edad se mudaron de autonomía el año pasado. Los declarantes de IRPF mayores de 55 años apenas se trasladaron y solo 2.761 cambiaron de región.

Por otra parte, desde 2012, unos 173.281 españoles han abandonado el país, según recientes datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadística. Casi todas estas emigraciones tienen que ver con motivos laborales. La estadística del INE muestra también que más de un millón de residentes extranjeros en España han abandonado el país desde 2012.

EL PAÍS