El ‘número dos’ de la CEOE deja el cargo ante la proximidad de las elecciones de la gran patronal

Jesús Terciado dejó ayer de ser presidente de Cepyme y vicepresidente de la CEOE por cobrar de la primera organización a través de facturas de dos de sus empresas. Terciado pretendía que su salida fuera temporal, pero la falta de apoyo de los ocho vicepresidentes de la patronal de las pymes forzó su renuncia definitiva. La salida de Terciado llega después de que la semana pasada un juez de Madrid imputase a su predecesor, al secretario general de Cepyme y al gerente por sus cobros opacos. Aunque oficialmente no tenía sueldo, Terciado, imputado el 14 de julio, facturó a Cepyme en 2011 y 2012 un total de 313.320 euros a través de dos de sus empresas.

“Tras las conversaciones mantenidas esta tarde con miembros del comité ejecutivo de Cepyme y después de las reuniones celebradas hoy [por ayer] tanto en CEOE como en Cepyme, y dadas las dificultades existentes para elegir a la persona que ostentara la delegación de las funciones de la Presidencia de esta Confederación, he decidido presentar mi dimisión con efectos inmediatos”, admitió Terciado en un comunicado difundido por la tarde, reconociendo implícitamente la falta de apoyo en su propia organización.

La salida del ya expresidente de la confederación de las pymes llega en un momento clave de la CEOE. Terciado siempre ha apoyado a Juan Rosell al frente de la gran patronal y este último opta a renovar su cargo. Cepyme es la organización que más votantes aporta (98) en las elecciones de la CEOE, convocadas oficialmente ayer para el 17 de diciembre. Tras este inicio formal del procesol, las organizaciones de la gran patronal tienen desde ahora que designar a sus electores.

Después de esta renuncia, los ocho vicepresidentes de Cepyme deben designar al sucesor de Terciado. En este grupo de electores, como un primus inter pares, está el vicepresidente primero, Antonio Garamendi, el rival de Rosell por el liderazgo de la CEOE.

La salida de Terciado se venía fraguando desde el martes, según fuentes de la patronal. En una reunión del comité de régimen interno de la CEOE, organización de la que Cepyme forma parte, ya se abordó el tema. Para evitar la salida definitiva, Terciado anunció ayer por la mañana su dimisión temporal en el Comité Ejecutivo de la CEOE. Pero enseguida pudo ver que esa decisión no era suficiente para varios de los integrantes de este órgano, que le indicaron que, en su opinión, la sociedad ya no entiende este tipo de movimientos provisionales, apuntan las mismas fuentes. En los últimos días, ni siquiera alguno de los más próximos a Rosell, en teoría los más cercanos a él, veían con buenos ojos su permanencia.

Y eso lo constató por la tarde. Terciado no encontró ningún apoyo en sus ocho vicepresidentes en Cepyme. Los ocho, con Garamendi a la cabeza, como miembros de la comisión de régimen interno, le reclamaron de forma unánime que su renuncia fuera definitiva.

El cese de Terciado llega una semana después de que el juez imputara por fraude al expresidente de Cepyme Jesús Bárcenas, al secretario general, José Alberto González Ruiz, y al gerente, José Manuel Vilar Martínez. Terciado ya fue imputado en julio, después de que se presentara la denuncia por parte de la patronal de Salamanca (Confaes), organización con la que está enfrentado desde que dirigió la patronal de Castilla y León (Cecale). En su declaración ante el juez, el ya expresidente de Cepyme admitió que hasta 2012 cobró de la organización a través de facturas emitidas por dos de sus empresas, Ingasert y Tecrucyl, y añadió que sus antecesores habrían cobrado de la misma forma. Hace dos años, Terciado suscribió con la patronal de las pymes un contrato de alta dirección. La ampliación de la investigación llegó después de que el fiscal viera indicios de “falsedad y estafa o apropiación indebida”.

No era la primera vez que Terciado utilizaba Tecrucyl para cobrar. En 2010, cuando era presidente de Cecale, esta adjudicó un evento a un socio de Terciado por 25.074 euros. A su vez, Tecrucyl facturó a su socio 5.762 euros. En esa época, la patronal también dio trabajos al grupo Tecopy por 1,63 millones en cinco años. Terciado recibió 178.440 euros de Tecopy (el 10,9%) entre 2008 y 2010. Terciado afirmó a este diario que facturó por trabajos profesionales como estudios “sobre el sector agropecuario en Brasil y Perú”.

EL PAÍS