EL MUNDO

El filósofo José Antonio Marina entregará a finales de noviembre el libro blanco sobre la profesión docente, un encargo del Ministerio de Educación que llega en el ocaso de la legislatura, pero que está llamado a ser la piedra de toque de un futuro Pacto de Estado por la Educación, una de las grandes asignaturas pendientes desde la Transición. Acreditado por una sólida formación y una dilatada carrera docente, Marina parte de un diagnóstico acertado. Los docentes en España, cuya autoridad reconoce la Lomce, constituyen el pilar de la Educación. En cambio, están desprestigiados, viven aislados -apenas son evaluados- y se ven lastrados por la falta de actualización de los planes de estudios para los aspirantes a maestros.

Con los modelos de Singapur o Finlandia como referentes, el proyecto que elabora el filósofo plantea medidas concretas destinadas a superar la tradicional falta de consenso que ha lastrado el sistema educativo en España, con siete leyes en apenas tres décadas. Marina propone crear un «MIR educativo» destinado a capacitar a los futuros maestros, y un cuerpo de inspectores de élite, cuya labor consistiría en ejercer de asesores pedagógicos de los docentes. Además, sugiere elevar del 4% al 5% del PIB la inversión en educación, potenciar la flexibilidad en la contratación y aumentar los incentivos económicos y profesionales para los docentes. El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, se ha mostrado a favor de estudiar que el sueldo de los maestros dependa de los resultados del centro. «El buen docente no puede cobrar igual que el malo», asegura hoy Marina en EL MUNDO. Los principales sindicatos de profesores, atenazados por la ppérdida de su estatus, tildaron ayer la propuesta de «demagógica». Un calificativo inexpliclable teniendo en cuenta que los mismos colectivos admiten que existe una «desmotivación grande» entre el profesorado.

Fortalecer la docencia es una premisa necesaria para abordar un acuerdo de largo alcance en una materia clave como la Educación. Por ello, el Gobierno que salga de las urnas el 20D debería tener muy en cuenta las ideas de Marina.