Las universidades andaluzas llegaron a matricular a 96 alumnos en esas condiciones

La Junta de Andalucía ha decidido que los alumnos que fueron matriculados en las universidades andaluzas pese a haber suspendido la selectividad tendrán que abandonar sus puestos.

Así lo comunicó ayer la Comisión del Distrito Único Andaluz tras una reunión en la que se debatió con las universidades la complicada situación a la que el cambio de criterio ha llevado a un centenar de estudiantes, a los que se les ofreció en septiembre una plaza universitaria pese a que no habían aprobado la selectividad, y a quienes se ha pedido después que anulen sus matrículas.

Según la información facilitada por la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, en total son 96 los alumnos que habrían ingresado en diferentes titulaciones universitarias sin haber superado la prueba de acceso (PAU). Actualmente, en torno a la mitad habrían anulado ya sus matrículas, asumiendo las instrucciones que les han llegado desde la Junta. Pero hay muchos otros que han defendido su puesto, bien continuando en el mismo o bien incluso recurriendo la resolución que los deja fuera de la Universidad.

Como viene publicando EL MUNDO de Andalucía, fue la Oficina del Distrito Único Andaluz (DUA) -el órgano presidido por la Junta que coordina el acceso a las universidades andaluzas- la que se dirigió a los estudiantes, cuando ya se conocían las notas de selectividad, para comunicarles que se les había asignado una plaza en virtud de un cupo extraordinario habilitado en principio para distribuir las plazas sobrantes. La mayoría de esas plazas se encontraban en centros académicos privados adscritos a las universidades andaluzas.

Tan sólo unos días después de que los alumnos recibieran de forma oficial la asignación, se les comunicó que esa asignación era «improcedente» y las matrículas -ya formalizadas y abonadas- debían anularse.

El cambio de criterio de la Junta y de las universidades se produjo tras una reunión de los rectores andaluces celebrada en septiembre en la que, en contra de lo que se había resuelto en el mes de junio, se decidió que no se aplicara en Andalucía el decreto del Ministerio de Educación (sobre la implantación de la Lomce) que abría la puerta de la Universidad a los alumnos que hubieran suspendido la selectividad.

EL MUNDO