Alumnos que se matricularon sin tener la selectividad, en un ‘limbo’ administrativo

Un decreto del Ministerio de Educación dio luz verde en junio pasado a la posibilidad de matricularse en un grado universitario sin necesidad de pasar por la selectivdad. Se trata una vía extraordinaria, aprobada para su puesta en marcha a modo de transición entre el sistema actual de acceso a los estudios superiores y la reforma implantada a través de la LOMCE y que entra en vigor para el curso 2017-18.

Las universidad andaluzas, como el conjunto de las españolas, aceptaron en junio la propuesta y son varios los centros que han aceptado matriculados sin selectividad. Pero ese consenso se rompió en septiembre, dejando en un ‘limbo’ administrativo a esos alumnos, un grupo indeterminado de estudiantes, ya que ni siquiera la Dirección General de Universidad de la Junta de Andalucía, que coordina el acceso a los estudios superiores en la comunidad, sabe precisar cuántos son.

En realidad, la falta de información oficial parece ser la tónica general en la aplicación de ese decreto en Andalucía. De hecho, tampoco a nivel nacional  el cambio de modelo introducido con la norma del Ministerio de Educación ha suscitado un debate público acorde a su alcance.

Así, mientras los rectores españoles han hecho llegar claramente a la opinión pública su oposición mayoritaria a la eliminación de la selectividad -tal y como prevé la LOMCE- de cara al curso 2017-18-, la puesta en marcha este curso de esta nueva puerta de acceso a la Universidad, aunque sea de manera transitoria, apenas ha suscitado pronunciamiento alguno, hasta el punto de haber pasado casi inadvertida.

Y su aplicación, al menos en Andalucía, se ha hecho de forma absolutamente opaca. En la página web oficial del Distritio Único Andaluz, el órgano que coordina en Andalucía el acceso a las universidad públicas, no hay ni una sola referencia a la apertura de una vía extraordinaria de acceso, pese a que ésta ha existido y algunos alumnos la han utilizado y han llegado a matricularse en los centros universitarios andaluces.

Tampoco las explicaciones de la Dirección General de Universidades son mucho más concluyentes. De hecho, la Junta no ha sabido aclarar si se obligará o no a las universidades afectadas a revocar las matrículas de los alumnos sin selectividad.

La ‘autonomía universitaria’ permite a priori a cada institución tomar su propia decisión al respecto. Pero, la coordinación del proceso de administración de alumnos está en manos de la Oficina del Ditrito Único, que es la que gestiona las preinscripciones. «Si hoy hay alumnos matriculados sin selectividad es porque su preinscripciones han recibido el visto bueno desde el Distrito Único», corrigen algunas fuentes.

Pero, ¿Cuántos alumnos hay en esa situación? La Junta de Andalucía no lo aclara. Sólo la Universidad Pablo Olavide de Sevilla ha reconocido, por el momento, a preguntas de EL MUNDO, que uno de sus centros adscritos tiene a cinco alumnos matriculados pese a que no han superado la selectividad.

La respuesta de las ocho universidades andaluzas restantes (la Universidad Internacional de Andalucía no cuenta a estos efectos) ha sido dispar. Por un lado, tanto Granada y Sevilla (Hispalense) como Huelva han negado tajantemente que a sus centros hayan llegado alumnos sin selectividad. Málaga dice haber echado para atrás algunas preinscripciones, pero por defecto de forma.

Por último, Córdoba ha informado de que, hoy por hoy, no existe ningún alumno matriculado que no haya superado la selectividad. Preguntada la institución si ha existido alguna matrícula o preincripción inicialmente aceptada y después revocada, la Universidad no ha dado ninguna respuesta.

EL MUNDO