El Ejecutivo en funciones aprobará esta autorización en el Consejo de Ministros de mañana y alivia así la situación de Cataluña

El Gobierno en funciones ha dado su brazo a torcer y permitirá a la Generalitat catalana refinanciar 685 millones de euros a corto plazo con la banca. La vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se han reunido esta tarde en el Palacio de La Moncloa con el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, y finalmente han autorizado que Cataluña pueda refinanciar con varias entidades financieras 685 millones cuyo vencimiento finalizaba en breve, señalan fuentes del ministerio.

En plena negociación del PP para lograr apoyos parlamentarios, el Ejecutivo en Consejo de Ministros aprobará mañana esta autorización para el Gobierno catalán de CDC y ERC. La deuda seguirá estando a corto, pero la Generalitat negociará para aplazar su pago unos meses más.

Como describen desde la Hacienda catalana, estos 685 millones son parte de los 1.600 millones en deuda a corto que la Generalitat tenía con varios bancos y que Junqueras pidió hace meses que la avalara el Estado ante su inminente vencimiento, si bien desde el departamento dirigido por Cristóbal Montoro no confirman esta versión.

Los mecanismos de financiación del Estado, con los que desde 2012 provee de préstamos baratos a las comunidades, solo permiten cubrir deuda a largo plazo –con vencimientos de entre tres y cinco años–, por lo que la Generalitat debía reconvertir su deuda.

Cuando Junqueras pidió convertir esta deuda de la Generalitat con varios de los mayores bancos nacionales, se abrió la división entre el ministerio de Economía, que elaboró un informe avalando la petición de la Generalitat, y el de Hacienda, que dejó dormir la reclamación de Cataluña si bien se comprometió a estudiar las operaciones «caso por caso». Finalmente, a medida que iban llegando los vencimientos este año, el Gobierno fue actuando. El Ejecutivo ya autorizó refinanciaciones de deuda a corto para Cataluña por valor de 4.200 millones de euros en junio de este año en Consejo de Ministros, si bien la Generalitat pidió 5.100.

De esta forma, los 685 millones de refinanciación, sin contentar la petición de Cataluña, supone un gesto hacia el Ejecutivo de Carles Puigdemont. La Generalitat tenía que hacer frente este año a 4.891 millones de vencimientos en deuda con entidades este año, según datos del Banco de España, lo que supone más de la mitad de los 9.609 millones que tenían que pagar en conjunto todas las autonomías. Una situación incómoda, toda vez que el Gobierno catalán tiene los mercados cerrados, después de que las agencias de «rating» rebajaran hace unos meses aún más su nota crediticia, ahora en el «bono basura».

ABC