Propone al BCE ampliar su compras para incluir deuda con intereses por debajo de la tasa de depósito

La victoria de los partidarios de la salida de Reino Unido de la Unión Europea en el referéndum del pasado 23 de junio afectará negativamente a la economía de la eurozona, cuyo crecimiento para este año y los dos siguientes ha sido revisado a la baja por los técnicos del Fondo Monetario Internacional (FMI) hasta el 1,6% este año, el 1,4% en 2017 y el 1,6% en 2018, frente al 1,7% estimado para cada uno de los tres ejercicios antes de la celebración de la consulta británica.

“Se espera que el crecimiento de la zona euro se desacelere desde el 1,6% este año al 1,4% en 2017, principalmente por el impacto negativo del resultado del referéndum de Reino Unido”, señala la institución internacional tras las consultas sobre las políticas de la eurozona en el contexto del informe anual conocido como ‘Artículo IV’.

En este sentido, el Consejo Ejecutivo del FMI advierte de un “significativo aumento” de los riesgos políticos a la baja, particularmente en relación con la incertidumbre acerca de las nuevas relaciones económicas entre Reino Unido y la UE tras el resultado del referéndum del pasado 23 de abril.

El Consejo Ejecutivo del FMI advierte de un “significativo aumento” del riesgo políticos a la baja

No obstante, los técnicos de la institución subrayan que tras lasturbulencias desencadenadas por la “sorprendente” victoria del Brexit en la consulta se aprecian pocas evidencias de disfunciones en los mercados, ya que no se ha evaporado la liquidez y la mayor parte de los precios financieros se han recuperado, lo que refleja parcialmente las medidas y disposición del Banco de Inglaterra y el Banco Central Europeo (BCE), así como de otros bancos centrales.

De este modo, los expertos consideran que la revisión de sus previsiones es consistente con el “escenario limitado” expuesto en el informe anual de la institución para Reino Unido, cuya economía caerá hasta 2019 un punto y medio porcentual por debajo del escenario base.

Además de la incertidumbre provocada por el Brexit, el FMI advierte de que las “mediocres perspectivas” de la zona euro se ven amenazadas por otros riesgos políticos como un agravamiento de la crisis de los refugiados o de las amenazas para la seguridad.

La institución dirigida por Christine Lagarde insta a acometer colectivamente medidas exhaustivas y más equilibradas

Asimismo, otros riesgos para la economía de la zona euro incluyen ladebilidad del sector financiero en algunos países, así como la prolongada baja inflación, que hace al bloque “cada vez más vulnerable a sacudidas”.

De este modo, la institución dirigida por Christine Lagarde insta a acometer colectivamente medidas exhaustivas y más equilibradas para afrontar estos riesgos e impulsar el crecimiento, así como fortalecer la integración.

Por otro lado, las nuevas perspectivas del FMI para la eurozona tras la victoria del ‘Brexit’ apuntan a una inflación más baja de lo estimado antes del referéndum, con una tasa del 0,2% este año y del 1,1% el siguiente, frente al 0,3% y el 1,2% estimado respectivamente en junio.

Apuesta por más compras del BCE

Ante la debilidad de las perspectivas de inflación para la zona euro, el FMI considera que el BCE “debería estar preparado para una mayor relajación si la inflación permanece por debajo de la senda de ajuste prevista”.

Sin embargo, ante las limitaciones para mayores bajadas de la tasa sobre los depósitos bancarios en el BCE, la institución debería confiar en mayor medida por expandir sus compras de activos.

Cambios modestos en el programa podrían incrementar significativamente el margen para más compras”, señala el FMI, que se inclina por “permitir la compra de bonos con rentabilidades por debajo de la tasa de depósito”, lo que incrementaría el volumen de deuda soberana a corto plazo disponible, permitiendo que las compras se distribuyeran de manera más equilibrada a lo largo de la curva de rendimientos.

Moody’s rebaja el PIB de España

Moody’s ha revisado cuatro décimas a la baja su pronóstico de crecimiento para España en 2017, cuando la cuarta economía de la eurozona crecerá un 2%, frente al 2,4% anterior y mantiene las previsiones de crecimiento para 2016 intactas en el 2,9%.

Las nuevas estimaciones de la calificadora de riesgos, que asigna a España un rating ‘Baa2’ con perspectiva ‘estable’, atienden al menor gasto de los turistas británicos en España tras el ‘Brexit’ y la consiguiente depreciación de la libra.

Además, Moody’s asume en sus previsiones que España sufrirá un menor nivel de inversiones británicas y que la balanza comercial española será más débil al reducirse el nivel de exportaciones tras el abandono de Reino Unido de la Unión Europea.

En su análisis, la agencia calcula que el impacto de la incertidumbre originada por el Brexit restará un 0,1% al crecimiento de la zona euro este año y un 0,3% al previsto para 2017.

A quien más afectará, a Reino Unido

Sin embargo, el país al que más afectará el resultado del referéndum británico es al propio Reino Unido, ya que la agencia estima que su crecimiento se ralentizará hasta el 1,5% en 2016 y hasta el 1,2% en 2017, lo que supone reducir su pronóstico en un 0,3% y un 0,9%, respectivamente.

Considera que la depreciación de la libra “mitigará” algunos de los efectos negativos en el corto plazo, ya que impulsará el nivel de las exportaciones

Moody’s atribuye las rebaja en el crecimiento de la economía británica a un descenso de la inversión como consecuencia de los altos niveles de incertidumbre y el impacto negativo sobre la confianza.

Asimismo, considera que la depreciación de la libra “mitigará” algunos de los efectos negativos en el corto plazo, ya que impulsará el nivel de las exportaciones.

Por otra parte, cree que la economía estadounidense está muy “aislada” del shock financiero ocasionado por el Brexit, por lo que señala que su impacto será “mínimo” y mantiene las previsiones de crecimiento de EEUU inalteradas en el 2% y el 2,3% para 2016 y 2017, respectivamente

EL CONFIDENCIAL