GSX es el acrónimo de Gibraltar Stock Exchange, la nueva bolsa creada en Gibraltar destinada a atraer, en distintas fases desde el próximo lunes día 3 y hasta 2016, fondos de inversión, de pensiones, Sicavs o emisiones de bonos y deuda corporativa.

Sólo domiciliadas en el Peñón hay 66 compañías de seguros, al tiempo que el patrimonio en fondos bajo gestión en Gibraltar era de 10.300 millones de euros el pasado año, según un informe de EY. Se trata del tercer intento de puesta en marcha de un parqué en la colonia, tras dos fallidos desde la década de los 90 del siglo pasado.

Una vez recibido el visto bueno de la Comisión Financiera (la CNMV local) el pasado 10 de octubre, el nuevo parqué iniciará el lunes lo que su director general Nick Cowan define como un «lanzamiento suave» centrado en open-ended funds, es decir, fondos de inversión o Sicavs. Se trata de hacer un trabajo de atracción de esos potenciales fondos interesados en salir a cotizar en un mercado regulado de la Unión Europea, «o que quizá buscan una única ubicación para cotizar y un domicilio dentro de la UE».

Buscando crecimiento

Además, desde GSX se están dirigiendo proactivamente hacia vehículos de inversión y gestores de fondos de EEUU, Reino Unido (con un mercado de fondos de 870.000 millones de euros), Suiza o Luxemburgo. El mercado español, donde hay 188.626 millones bajo gestión en fondos a septiembre según datos de Inverco, no es prioritario. Durante el primer trimestre del año que viene, tras estos primeros meses de captación de potenciales interesados, GSX estará ya operativa.

A lo largo del próximo año, el parqué de la colonia británica quiere abrirse también a otro tipo de fondos (closed-ended) y compañías aseguradoras. En último lugar, ya en 2016, se prevé acoger también productos estructurados y emisiones de deuda y bonos corporativos.

Las ventajas que ofrecerá GSX frente a otros mercados ubicados en zonas de baja fiscalidad en la propia UE, como Luxemburgo o Suiza, son fundamentalmente dos: la rapidez en la gestión de la salida a cotización de cualquier vehículo de inversión; y los costes muy bajos relacionados con ese proceso.

«Gibraltar ha demostrado ser un miembro de la UE sólido y bien regulado, y con capacidad para moverse rápido debido a su tamaño», explica el directivo, que antes de llegar a GSX en 2012 para liderar el proyecto estuvo una década ligado a ING y Bear Stearns en Londres.

Los inversores

En febrero pasado, desde el principal despacho de abogados de la colonia, Hassans -en el que trabajó el primer ministro de Gibraltar, Fabián Picardo, antes de saltar a la política-, se estimaba en un centenar el número de fondos que podría cotizar en este parqué.

Michael Castiel, socio del despacho, señaló entonces en un análisis sobre las perspectivas de la nueva bolsa que ya se tiene constancia de varios fondos domiciliados en Suiza que quieren cambiar su domicilio a Gibraltar ante las modificaciones en la fiscalidad y regulación de gestión que se van a aprobar en el país alpino, que está fuera de la UE.

También ha sido intenso este año el trabajo del sector financiero gibraltareño hacia Estados Unidos con el objetivo de poder atraer capital y fondos de este país a la colonia. En mayo pasado se firmó el acuerdo FATCA (de transparencia fiscal) con EEUU en la embajada de americana en Londres, lo que permitirá a la industria financiera estadounidense operar sin riesgo en Gibraltar.

El gobierno de Picardo ha impulsado además en marzo la creación de una Cámara de Comercio propia para potenciar la relación con EEUU. La colonia ha firmado otros acuerdos similares con Alemania, Suiza y Luxemburgo. España, sin embargo, sigue considerándolo un paraíso fiscal.

Justamente el miércoles, Gibraltar formó parte además de los 50 países que firmaron en Berlín un acuerdo multilateral para el intercambio estandarizado de información financiera y fiscal a partir de 2017. España está entre ellos y ha mostrado su satisfacción por que la colonia esté incluida.

Desde el punto de vista de los inversores, los gestores del nuevo parqué ofrecen a los fondos interesados acceso a inversores profesionales, institucionales o minoristas a escala local e internacional interesados en invertir únicamente en vehículos cotizados.

Nuevo banco

La bolsa es, además, uno de los dos pilares sobre los que el Gobierno de Gibraltar quiere sostener el reforzamiento del sector financiero loca, su primer sector económico ya que en 2013 aportó una quinta parte -1.500 millones de euros- del PIB local y emplea a 3.000 personas -una décima parte de toda la población censada-. La otra pata es el nuevo Banco de Inversión de Gibraltar, que contará con 19 millones de euros de capital público para su nacimiento.

Esta entidad viene a sustituir a Barclays, que se está retirando de la Roca para cumplir las sanciones que se le impusieron por su participación en la manipulación del índice Líbor, según fuentes financieras del Peñón consultadas. El nuevo banco ofrecerá servicio a clientes minoristas, ya que el resto de entidades financieras que operan en Gibraltar son todos bancos de inversión.

El consejo del banco, que tiene autorización provisional del Banco de Inglaterra para empezar a operar el próximo año, incluye a un representante de Lombard Odier como presidente; a un consejero delegado procedente de Barclays Gibraltar; y a miembros de Deloitte, PwC, Hassans o la propia Comisión Financiera, además de empresarios locales como Tony Walsh.

EL ECONOMISTA