S. Alcelay
ABC
Los números rojos del Estado se reducen hasta 27.523 millones de euros, un 22%

La Administración encarrila la recta final del año para cuadrar las cuentas ante la atenta mirada de Bruselas. Y mientras el Estado continúa enderezando el desfase que existe entre ingresos y gastos públicos, gracias a la mejoría económica, las comunidades autónomas se alejan del objetivo del -0,7% del PIB.

Las comunidades autónomas registraron un déficit hasta el pasado octubre de 12.595 millones de euros, lo que supone un 1,17% del PIB. Es decir, superan en más de cuatro décimas el objetivo para todo el año, según los datos que hizo públicos ayer el Ministerio de Hacienda. De estos se desprende que 10 de las 17 regiones españolas registran un agujero en sus cuentas públicas superior a ese 0,7%. Murcia (2,05%) y Cataluña (2,02%), casi triplican ese objetivo. Le siguen Comunidad Valenciana (1,72%); Extremadura, 1,52%; Aragón (1,44%); Andalucía (1,15%); Castilla-La Mancha, 0,99%; Madrid; 0,96%; Castilla y León, 0,80%; y Cantabria, 0,74%.

Mientras las regiones incumplen, el Estado logró reducir hasta noviembre un 22,2% su déficit, hasta los 27.523 millones, lo que equivale al 2,55% del PIB (el objetivo de todo 2015 es el 2,9%). Esta mejora de los números rojos se explica sobre todo por el buen comportamiento del IVA que, a su vez, es reflejo de la buena marcha del consumo.

Así, el déficit consolidado del conjunto de las administraciones públicas (excluyendo ayuntamientos) alcanzó los 36.934 millones, equivalente al 3,42% del PIB, porcentaje que supone quedarse a un punto del objetivo fijado en el 4,2% del PIB.

Menos gasto

Por el lado del gasto, el Estado desembolsó en los primeros once meses 34.648 millones, un 0,2% menos. Destacan los gastos de personal, que crecen un 4,7% hasta los 12.183 millones, un alza que se explica en gran parte por la recuperación parcial de la paga extra.

También aumentan las inversiones reales, que llegan a 4.434 millones, un 40,8% más que en el mismo periodo de 2014. Hacienda achaca este incremento a «los programas especiales de modernización y de gastos operativos de las FAS del Ministerio de Defensa, y a los de creación y conservación de carreteras del Ministerio de Fomento».