María Cuesta

ABC

El endeudamiento de las familias cae a niveles de mayo del año 2006

El necesario desendeudamiento de la economía española tiene ya un reflejo evidente en las estadísticas. Según los datos del Banco de España, el saldo vivo de créditos bancarios se ha reducido en medio billón de euros desde sus niveles máximos, pasando de 1.800 millones en 2010 a unos 1.300 millones con los que cerró el año pasado. La caída, no obstante, no ha sido homogénea. Mientras las administraciones públicas han mantenido un nivel de crédito similar al de los años previos a la crisis, hogares y empresas han concentrado el grueso del ajuste.

Según cálculos elaborados por Analistas Financieros Internacionales (Afi), familias y corporaciones acumulan ahora algo más del 90% del crédito vivo, con ligero predominio ahora del destinado a hogares frente al evidente dominio del crédito a empresas existente al inicio de la crisis. «Ello es consecuencia de una caída desde máximos cercana al 40% del crédito a empresas y que sin embargo sólo es del 20% en el crédito a hogares», asegura la firma de análisis en un reciente estudio en el que analiza el crédito bancario en nuestro país.

Los últimos datos mensuales también apuntan en esta dirección. En concreto,la deuda de las familias españolas contraídas con entidades financieras alcanzó este febrero su nivel más bajo desde mayo de 2006. La deuda se situó en 718.595 millones de euros, un 3,19% menos que el mismo período en 2015. Según los últimos datos publicados por el supervisor, la deuda de los hogares españoles también cayó (aunque levemente, un 0,42%) respeto al mes de enero, cuando la deuda se situó en 721.596 millones de euros.

Para las empresas los préstamos concedidos por las entidades financieras también se redujeron el mes de febrero de 2016 un 3,86%. La financiación llegó a los 910.769 millones de euros frente a los 947.370 millones del mismo mes en 2015. Estos datos suponen una bajada del 0,43% en comparación con los del mes de enero, que alcanzaron los 914.687 millones de euros.

Este mes de febrero también ha bajado tímidamente, respecto el mes de enero, los depósitos de las familias y empresas custodiados en los bancos españoles. En febrero se situó en 736.265 millones de euros. La caída sólo fue de 794 millones de euros, lo que supone un 0,11%. En comparación con el mes de febrero del año anterior, los depósitos subieron ligeramente un 0,30% ya que entonces se situaban en 733.995 millones de euros.

Según estas cifras, recogidas por Efe, el ahorro de los hogares en seguros y fondos de pensiones en febrero sufrió una leve variación: sólo se elevó 181 millones, alcanzando así los 53.480 millones. Los depósitos consignados en las entidades por las sociedades no financieras o empresas quedaron en 198.539 millones el mes de febrero, lo que supone un descenso del 1,61% en comparación con el mes anterior y un ascenso del 1,1% en comparación con febrero de 2015.

Pese a que el alto nivel de endeudamiento de la economía española es considerado un ajuste necesario, los economistas advierten reiteradamente sobre los peligros de cerrar el grifo bancario de forma excesiva. De hecho, los planes puestos en marcha por Mario Draghi para reactivar la economía se han centrado precisamente en estimular la concesión de créditos mediante la mejora de las condiciones. Desde octubre de 2014 el tipo interés que las entidades financieras cobran por sus préstamos a las empresas españolas se redujo en torno a un 30%.