El aumento de la actividad de la industria española ha pisado el freno en agosto y marca su ritmo más lento en 31 meses

En concreto, el índice PMI manufacturero se ha situado en agosto en los 51 puntos, en línea con julio, según ha anunciado hoy Markit, que elabora este indicador a partir de encuestas a 4000 compañías. Si se mantiene por encima de los 50 puntos significa expansión en el sector.

A pesar de la moderación, los nuevos pedidos volvieron a crecer después de registrar una caída en julio y las presiones inflacionistas se mantuvieron bajas.

En cuanto al empleo, ha crecido en la industria española. Eso sí, a un ritmo mucho más lento, el más suave en ventisiete meses. Por su parte, los costes han seguido aumentando, y las empresas han mencionado el aumento de precio de los productos químicos y los metales.

Andrew Harker, economista senior de IHS Markit y autor del informe, asegura que agosto fue otro mes difícil para los fabricantes españoles. “Como nota positiva cabe mencionar que los nuevos pedidos volvieron a crecer después de haber caído en julio. No obstante, el ritmo de expansión fue solo leve y la reciente debilidad de la demanda significa que las empresas aumentaron la producción solo marginalmente durante el mes y redujeron la tasa de creación de empleo”, afirma.

Así, según explica el economista, el sector parece estar pasando en la actualidad por un momento prácticamente de estancación y prácticamente paralizado, y los fabricantes esperan que se observe algún crecimiento significativo de los nuevos pedidos antes de que finalice el año para reactivar el sector industrial.

EXPANSIÓN