EL MUNDO
Las compras al exterior aumentan un 4,5% por el fuerte crecimiento de la demanda interna

Los datos de la evolución del sector exterior de febrero, facilitados ayer por el Ministerio de Economía, aportan dos conclusiones. Una, la evolución de la demanda interna (consumo e inversión) siguió imparable debido a la mejora de la actividad industrial y al fortalecimiento del consumo. Por ello, las importaciones crecieron a tasas interanuales de 4,5%. Y dos, las exportaciones registraron en este mes un crecimiento relativamente moderado del 2,8% frente al 4,9% de hace un año.

Se debió, por un lado, a la progresiva recuperación de la economía europea, que demandó más productos españoles. En concreto, las ventas a Francia crecieron un 7,8% y las destinadas a Alemania subieron un 3%. Pero, en sentido contrario, la desaceleración mostrada por las principales economías de países emergentes, particularmente de Latinoamérica, redujeron la demanda y las exportaciones a los países extracomunitarios descendieron de media un 1,5%. Lo que significa que España no se está aprovechando de la devaluación del euro ya que se están reduciendo las exportaciones hacia los países que compran en dólares. Por ejemplo, las ventas a Latinoamérica descendieron un 10,3%.

Todo esto propició unos ingresos por exportaciones de 19.860 millones y un pago por compras al exterior por valor de 21.897 millones. Lo que supone un déficit del saldo comercial de 2.037 millones frente a los 1.622 de hace un año, casi un 26% más. La cobertura, los productos y bienes comprados que se podrían pagar con los vendidos, se situó en el 90,7%. En realidad, el aumento de las importaciones en términos reales es superior, hasta el 6,8%, por la caída de los precios del crudo respecto a febrero de 2014.

Por sectores económicos, destacan las importaciones en bienes de equipo (un 18,2% más) y del sector del automóvil (23,3%), así como de las manufacturas de consumo (12,9%). Caen, sin embargo, las compras de productos energéticos (28,7%) al adquirirse a precios más baratos. En cuanto a las exportaciones, el calzado crece un 18,8% y las ventas de automóviles suben un 16,2%. Pero, las ventas de bienes de equipo sólo crecen un 1,2% y bajan las de productos energéticos un 21,7%.

En el acumulado, las exportaciones se estancan (0%) hasta febrero. Las importaciones suben un 0,4%. El déficit comercial creció un 4,3%.

EL MUNDO