La subida de las temperaturas ya está afectando a los productores agrolimentarios, que han puesto en marcha distintas políticas para frenar los efectos del calentamiento del planeta

El aumento de las temperatauras como consecuencia del cambio climático está afectando de forma muy significativa a las empresas vitivinícolas. Los viñedos son plantas muy sensibles ante alteraciones de las condiciones climáticas. Un incremento de tan sólo dos grados centígrados puede provocar variaciones en los niveles de acidez de la uva y alterar de forma dramática las propiedades del vino.

“El cambio climático es el reto más importante al que nos enfrentamos”, explicó Miquel Torres Maczassek, director general de Bodegas Torres, en el foro sobre sostenibilidad y medio ambiente de los productos agroalimentarios que organizó EXPANSIÓN y Bodegas Torres, con motivo del XXX aniversario del diario, con la colaboración Arec envases reutilizables, Borges y KPMG. “Las viñas pueden vivir hasta 70 años: todo lo que hagamos hoy tendrá relevancia en el futuro”, recalcó Torres Maczassek, que es miembro de la familia propietaria de la bodega.

Torres está inmersa en un plan para disminuir un 30% las emisiones de carbono en sus procesos productivos hasta 2020. Para lograr este objetivo, la bodega ha aplicado medidas como reducir el peso de las botellas y mitigar así su huella ecológica, instalar una caldera de biomasa para calentar agua o apostar por las placas fotovoltaicas en sus instalaciones. Estos cambios ya han dado sus frutos y, en la actualidad, la huella de carbono en la producción de vino se ha reducido en un 20%.

Fernando Miranda, director de producciones y mercados agrarios del Ministerio de Agricultura, celebró el acuerdo de París del pasado diciembre donde un total de 185 países se comprometieron a reducir sus emisiones de gases invernadero para que la temperatura del planeta no supere los 1,5 grados en 2050. Miranda alertó de que los objetivos de reducción de emisiones en la agricultura y la industria agroalimentaria serán el triple de restrictivos en 2030 que en la actualidad, y animó a las empresas a adaptarse ya a dicha normativa.

Fernando Serrate, socio responsable de KPMGen Cataluña, aseguró: “la jornada ha puesto en valor los retos medioambientales y ha servido para recordar que, en este sentido, la innovación es el factor clave”.

Miguel A. Torres, presidente de Bodegas Torres, valoró que “se están dando pasos en la buena dirección”. Y añadió:”es importante que la gente entienda que el cambio climático es un problema de todos”.

EXPANSIÓN