El supervisor bancario considera prematuro valorar el impacto del ‘Brexit’

La economía española mantuvo “un tono de notable fortaleza” en el segundo trimestre del año, a pesar de la presencia de “algunas fuentes de incertidumbre”, según el Boletín Económico del Banco de España correspondiente al mes de julio.

Sin embargo, el banco emisor explica que todavía no dispone de información coyuntural posterior al Brexit, por lo que “resulta prematura cualquier evaluación acerca de la posible incidencia de este factor en la actividad”.

Con los datos disponibles, el boletín señala que “la demanda nacional privada sigue constituyendo el soporte del dinamismo de la actividad“, especialmente el consumo de los hogares, que ha mantenido un “notable vigor, aunque ligeramente atenuado respecto al comienzo del año”.

Vientos de cola

El Banco de España explica que las condiciones de financiación favorables siguieron facilitando el incremento de las nuevas operaciones crediticias en relación con el segundo trimestre de 2015.

Por otro lado, el boletín indica también que los indicadores relativos a la inversión en equipo apuntan a un mantenimiento del tono positivo de este componente en el segundo trimestre de 2016.

En el caso del sector exterior, el Banco de España señala que el dinamismo de las ventas al resto del mundo fue generalizado por grupos de productos, con excepción de los energéticos, que se contrajeron un 15%.

En relación al mercado de trabajo, el boletín señala que durante el mes de junio “mejoró el tono positivo” de los indicadores de empleo, con un avance interanual de las afiliaciones a la Seguridad Social del 2,9%, ligeramente superior al observado en los meses previos.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) publicará este viernes el dato avanzado de la evolución del PIB en este segundo trimestre. En los primeros tres meses del año, este indicador experimentó un crecimiento del 0,8% respecto al cierre de 2015.

EL PAÍS