La temporalidad de los jóvenes entre 15 y 24 años que consiguen empleo en nuestro país es 55% superior que la media de la OCDE

La temporalidad del empleo juvenil es un fenómeno que afecta a gran parte de los países europeos de la OCDE, que se sitúan notablemente por encima de la media. En el conjunto de países de la OCDE, un 25,0% de los trabajadores jóvenes asalariados, con edades entre 15 y 24 años, tenían un contrato temporal en 2015. Entre el conjunto de asalariados, la tasa media de temporalidad alcanza un 11,4% en la OCDE.

La tasa más elevada de la OCDE corresponde a Eslovenia con un 75,5%, figurando a continuación Polonia con un 72,7%. España ocupa el tercer lugar con un 70,4% de los asalariados jóvenes con un empleo temporal. Portugal registra un 67,5%, mientras que la tasa se sitúa cerca del 60% en Francia. Italia, Suecia, Alemania, los Países Bajos y Suiza superan el 50%, al tiempo que Luxemburgo, Chile y Finlandia están por encima del 40%.

Sólo nueve países de la OCDE logran una tasa de temporalidad entre los jóvenes asalariados inferior al promedio. Entre los países europeos destacan por la baja temporalidad el Reino Unido (15,0%) y Letonia (10,9%), correspondiendo las tasas más bajas a dos países no europeos: Estados Unidos (8,1%) y Australia (5,5%).

La temproalidad se extrapola al resto de empleos

Este dato aparece enmarcado en el contexto de la última cifra de empleo publicada del Inem, que señala la creación de 1.920.340 contratos, cifra récord en toda la serie histórica, de los que 148.395 contratos, el equivalente al 7,7% del total, fueron de carácter indefinido, mientras que el 97% restantes tenían un carácter temporal.

El verano ha llegado con noticias positivas para la evolución del mercado laboral por la bajada de paro y el aumento de las cotizaciones a la seguridad social. El paro se ha reducido en 124.349 desempleados respecto al mes de junio del año anterior. El total de parados se sitúa en 3.767.054 personas, su menor nivel desde septiembre de 2009.

ABC