ABC

La compañía de Gonzalo Madariaga prevé adquisiciones en el norte de España, México y Ecuador
Gonzalo Madariaga quiere convertir a Dictesa en una «actor internacional» tras tomar el control absoluto sobre esta compañía con factoría en Dos Hermanas, especialista en soluciones integrales de ingeniería para los sectores energético, minero, petroquímico o naval. El empresario sevillano, que se desvinculó hace casi dos años de la empresa familiar MP, posee ya el 100% de Ditecsa, tras adquirir su parte a sus anteriores socios a través de su brazo inversor, la sociedad Madarias. «Vamos a pasar de ser una compañía que hace proyectos, a otra que se implanta de forma estable a través de un desarrollo corporativo» en distintos mercados, explicó ayer Madariaga en una rueda de prensa, en la que le acompañaron el secretario general del consejo, Lázaro Cepas, y la directora de Relaciones Institucionales, Begoña Maestro. La expansión se centrará en tres zonas: España más allá de Andalucía, México y los países andinos. El proceso, según dijo el empresario, está muy avanzado. Así, Ditecsa está cerrando la compra de una «pequeña empresa familiar» en el norte de España, cuya identidad se mantiene en reserva «por razones de confidencialidad». Solo se apostilla que se trata de un «proveedor de un interproveedor de Mercadona» del sector agroalimentario.
En México, donde es «imprescindible» apoyarse en una empresa local para entrar, el objetivo es una compañía de mil trabajadores y 92,8 millones de euros de facturación y, por tanto, de mayor envergadura que la propia Ditecsa, cuyas ventas alcanzaron 70 millones de euros en 2014 y su plantilla cuenta con 290 trabajadores fijos. La oportunidad se ha presentado, según explicó Madariaga, por un problema de relevo generacional en la mexicana tras la muerte del fundador que abarata el precio de la compañía. La tercera adquisición prevista será en Ecuador, de una ingeniería pura, especialista en energía, que será el pilar para abarcar toda el área andina. Para este crecimiento corporativo, Ditecsa tiene presupuestados unos 7 millones de euros, aunque el presidente de la compañía apunta que las operaciones pueden fraguarse por distintas vías: con compra de capital, intercambio de acciones, avales o garantías. «Nosotros no salimos con el talonario a comprar, sino con nuestra empresa y nuestras referencias», apostilló. Contratos internacionales Sobre previsión de negocio y resultados para este año, Ditecsa espera incrementar sus ventas un 17% hasta alcanzar los 82 millones de euros, sin contar en esta proyección las operaciones corporativas. En cuanto a ebitda, la estimación es más que duplicarlo al pasar de los 4,7 millones de 2014 a 9,7 millones, un pronóstico muy optimista que se apoya «en los proyectos que se están consolidando en el área internacional, fundamentalmente en Colombia y México», señaló Gonzalo Madariaga. La compañía segmenta sus ventas entre Europa (59,5 millones), Colombia (9,7 millones) y el resto del mundo (13 millones). Así, la primera porción incluye la facturación en España, Alemania e Inglaterra. «En este negocio salir de Andalucía es entrar en el mundo internacional. Es lo mismo ir a León que a México DF», apunta el empresario. «Hemos cambiado de mirar para abajo a mirar para arriba por una cuestión de costes», explica Madariaga para definir los límites que se marca la empresa, que renuncia a intentarlo en el Norte de África. «En Marruecos somos caros mientras que a Alemania o Inglaterra podemos ir con nuestro personal y la ingeniería que producimos en Sevilla», subraya.
ABC
]]>