SUR

Los candidatos de PSOE, PP e IU han protagonizado el debate a tres en Canal Sur en el que se han lanzado reproches de corrupción, constantes preguntas sin respuesta y mantenido un pulso sobre los servicios públicos y políticas sociales
«Andalucía es una tierra, rica, variada, sin embargo hay mucho que no está funcionando. Yo os pido un cambio tranquilo y sereno para desterrar todo lo que no funciona en Andalucía. Os pido un voto a Juanma Moreno, un voto práctico, tras 33 años de gobierno socialista necesitamos mejorar, crear un futuro de ilusión para que nuestros hijos puedan trabajar en Andalucía. Un futuro que nos merecemos. El PP es el único que crea estabilidad política, económica y social». De esta forma concluía, Juanma Moreno, el candidato del PP a la Junta de Andalucía, el debate mantenido a tres bandas en Canal Sur con la candidata del PSOE a la presidencia de la Junta, Susana Díaz y el candidato de IU, Antonio Maíllo. Antes que él, Susana Díaz ponía su cierre mostrando de nuevo lo que había sido la línea de su discurso sobre dos formas distintas de afrontar las cosas, de llevar un Gobierno. «Se ha hecho visible que hay dos caminos para Andalucía; por un lado lo que ha hecho Rajoy, que es lo que encarna su canidato Moreno, y por otro lado, las políticas que yo defiendo y que protege a las personas, permite crear empleo y blindar el Estado del Bienestar. Yo como mujer y andaluza, puedo decir que estamos comprometidos con la igualdad. Quiero unir a todos para conseguir un gobierno estable, para todos». A Antonio Maíllo le tocó ser el primero en cerrar. Para ello también escogió el argumento al que se acogió durante casi todo el debate. El que IU ha estado libre de corrupción y el Gobierno de la Junta mientras ellos estaban y que representan a las ideas de izquierdas que defienden lo público: «Quiero dirigirme a los que nos votaron. Hemos sido honrados y lo más eficaces posibles, les pedimos que renueven la confianza. Entre los que están pensando votar a otros, pedimos que nos voten porque creéis en servicios públicos. Hemos estado juntos evitando desahucios, en las marchas por la diginidad, queremos seguir este camino.. con votos a IU..». Estos han sido sus mensajes en el cierre de su primer debate como candidatos a la Presidencia de la Junta en Canal Sur Televisión, que se ha prolongado durante hora y media en los que ha llegado ser primer trending topic nacional en Twitter y que se repetirá justo dentro de una semana en Televisión Española con los mismos protagonistas. Estas eran las intevenciones finales de los distintos candidatos que, entre los reproches de corrupción y diferencias entre las cifras, se han apuntado a unos argumentos que han defendido a lo largo de todo el debate. Susana Díaz, pidiendo un gobierno estable y estableciendo cada vez que podía las dos formas de hacer política y llevar un Gobierno, la suya y la de Rajoy. Juanma Moreno ha apelado al cambio sereno, ha aludido en bastantes ocasiones a la unión de todos para sacar adelante Andalucía y ha reprochado a Susana Díaz su cambio de opinón con respecto a Chaves y Griñán, imputados por el Supremo. Moreno es el que más se ha servido de recursos gráficos (paneles con cifras y fotos para potenciar su argumentos). Por su parte, Maíllo, ha esgrimido que IU está libre de corrupción, ha pedido a PSOE y PP que pidiera perdón por estar implicados en distintos casos y se ha mostrado como la izquierda útil en Andalucía. También se han intercambiado reproches esta noche a cuenta de la responsabilidad de los gobiernos en la tasa de paro, lo que ha sido tachado de «pim pam pum» por el aspirante de IU, Antonio Maíllo. El problema del paro en Andalucía, que se eleva a más del 34%, fue uno de los ejes centrales de las primeras intervenciones de los candidatos en el debate, que se abría con el bloque sobre ‘Empleo, Economía, Financiación Autonómica y Administración Pública’, que ha tenido una duración de 28 minutos y en el que cada uno de los candidatos disponía de nueve, en los que han defendido el modelo económico por el que apuestan sus formaciones sin demasiadas interrupciones. Al inicio del debate, cuyo primer bloque ha sido abierto por Juanma Moreno, cada uno de ellos ha fijado su posición: el candidato del PP ha dicho que se propone un cambio después de 33 años de un gobierno que no ha cumplido con las expectativas; Susana Díaz ha admitido que Andalucía tiene problemas, pero no «parte de cero», y Maíllo ha apostado por un proyecto «de profunda transformación social». Moreno y Díaz también han cruzado acusaciones sobre los casos de corrupción en sus partidos y sobre la forma de actuar contra ellos en un debate en el que Antonio Maíllo les ha instado a «pedir perdón» a los andaluces. En el ‘debate a tres’ en Canal Sur, Moreno ha afeado a Díaz que haya decidido «tapar» la corrupción porque carga «con una mochila» muy pesada y le ha echado en cara su «cambio» de opinión en torno a la citación como imputados de sus «padrinos», los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán. Díaz ha asegurado que le «repugna» la corrupción, ha defendido sus propuestas de crear una «oficina antifraude», un portal de la transparencia o la fiscalización de las cuentas de los partidos por la Cámara de Cuentas, y ha acusado a Moreno de ser «una autoridad en corrupción» porque ha estado «de cerca» con Luis Bárcenas y «ha tenido el posgrado con Ana Mato». Por su parte, Maíllo ha defendido la actuación de IU durante los tres años en los que ha participado en el gobierno andaluz, antes del «desalojo» de Díaz, ha presentado a esta formación como «garantía de un gobierno que no robe y no mienta» y ha urgido a los aspirantes de PP y PSOE a «pedir perdón» por los casos en sus partidos. En este bloque del debate, sobre «Confianza en la vida pública, transparencia y participación ciudadana», Moreno ha denunciado que en los 33 años de gobiernos socialistas en Andalucía «no se han abierto puertas y ventanas», no se ha producido la transparencia necesaria y Díaz «ha tapado» la corrupción. Ha defendido su propuesta para crear un cuerpo de interventores por oposición que fiscalice las cuentas públicas y la creación de una ley de subvenciones con la que se controle el origen y el final del dinero durante todo el trámite. Ha enseñado a la cámara una foto de Díaz con Chaves y Griñán y ha criticado que «cambiara de opinión» después de decir que les pediría su acta si eran imputados por los ERE, a la vez que ha retado a Díaz a decir «qué hizo» al conocer los informes de los interventores sobre los cursos de formación. «Ha tenido la oportunidad de combatir la corrupción pero ha preferido taparla porque lleva una mochila muy pesada» y «no se puede deshacer de Chaves y Griñán», ha agregado Moreno. Díaz ha asegurado que la corrupción «hay que combatirla sin ningún temor» y «caiga quien caiga» con tres ejes: prevenir y «evitar que el que quiere aprovecharse de lo público lo haga», perseguir «hasta el último euro» y «dar ejemplo» a diario, lo que ha ejemplificado en que no llevará imputados en sus listas y ha insistido en cuestionar a Moreno si puede decir lo mismo, a lo que él ha respondido: «Por corrupción no llevo ni uno en mis listas». La presidenta andaluza ha dicho que para ella «no hay imputados buenos ni malos» y que va a dar «ejemplo» con «cero imputados» en las listas, ha añadido que ella nunca ha cobrado sobresueldos y ha pedido al candidato popular que explique una portada en la que aparecía como «uno de los bienpagados». Díaz ha hecho hincapié en que hará públicas las listas de su partido para que las fiscalice la Cámara de Cuentas, ha afirmado que su «vara de medir» es la honradez y ha mostrado su compromiso en ser «ejemplar» en la vida pública andaluza. Por su parte, Maíllo ha afirmado que «desde el primer minuto hasta el último» en el que IU ha estado en el gobierno «ha habido corrupción cero» y ha apostado por «abrir y reabrir» todos los expedientes necesarios, establecer un código ético para los cargos públicos y una comisión permanente en el Parlamento de Andalucía. «Estáis hasta arriba de corrupción los dos y estáis desviando la atención», ha dicho Maíllo a sus dos «contrincantes», a lo que ha agregado: «Tienen que pedir perdón por los casos de corrupción». Ha acusado a Moreno de «llevar un rally de imputados» a las elecciones municipales y a Díaz de mover «la ruedecita de la línea roja» con la imputación de Chaves y Griñán y de haber «desalojado» a IU del Gobierno regional porque «temblaba» ante la posibilidad de hacer una comisión de investigación». A ese respecto, Díaz ha calificado de «pataleta inadecuada» las acusaciones de Maíllo por romper el Gobierno y le ha emplazado a que algún día explique «por qué puso en precario» al Ejecutivo regional para que «la voluntad de 4.000 militantes de IU decidiera».
SUR
]]>