El paro baja en 83.599 personas y roza los cuatro millones

Se acerca el inicio de la campaña turística y el mercado laboral ha vuelto a beneficiarse del impulso que le proporciona la temporada veraniega. Casi el 40% de los empleos que se crearon en abril lo hicieron en la hostelería, según los datos que publicó ayer el Ministerio de Empleo, y fueron en su mayoría temporales.

De los 157.481 nuevos ocupados entre el Régimen General y el de Autónomos en el cuarto mes del año, 62.113 corresponden a este área de actividad (un 39,44%).

Abril suele traer buenas noticias para el mercado laboral y este año no ha sido una excepción. El paro registrado cayó en 83.599 personas y la afiliación aumentó en 158.038. Así, el número total de parados apuntados en las oficinas de los servicios públicos de empleo (antiguo Inem) se sitúa en 4.011.171, y la afiliación media a la Seguridad Social llega hasta los 17.463.836 ocupados.

Aunque se trata de dos buenos datos tanto en lo que respecta a la reducción del desempleo como en el incremento del número de ocupados, lo cierto es que el comportamiento de ambas variables está muy ligado a la estacionalidad, al coincidir con el inicio de la campaña turística.

De hecho, el empleo creció en el cuarto mes del año en todas las comunidades, salvo en la ciudad autónoma de Ceuta, y, especialmente, en los destinos turísticos: Baleares, con 34.764 nuevos cotizantes, seguida de Andalucía, 34.120; Cataluña, 31.191; Madrid, 15.304, y Murcia, 10.229.

Y aunque la afiliación aumentó prácticamente en todos los sectores de actividad, fue la hostelería la que tiró principalmente del empleo en abril con 58.192 nuevos ocupados. Le siguieron de cerca: las Actividades Administrativas y Servicios Auxiliares con 16.550 nuevos afiliados; la Industria Manufacturera (9.589) y el Comercio (9.367).

Pero no sólo aumentó el Régimen General en 142.642 personas hasta alcanzar los 14.212.846 ocupados; también lo hizo el Régimen de Autónomos, que se incrementó con 14.839 cotizantes (3.921 sólo en hostelería), así como el Sistema Especial Agrario (11.025) y el Régimen Especial del Mar, que incorporó 689 ocupados.

Mayoría de contratos temporales

En lo que respecta a la contratación, los contratos temporales volvieron a ser los protagonistas en abril. Del millón y medio de contratos (1.541.729) registrados el pasado mes, sólo 145.896 fueron de carácter indefinido y el resto fueron temporales, es decir, 1.395.833 (90,5%). El Ministerio de Empleo destacó, no obstante, en un comunicado que la cifra de contratos fijos en abril supone un aumento de 22.437 (18,17%) respecto al mismo mes de 2015.

Para el secretario general de UGT, Josep Maria Álvarez, que menos del 5% del empleo creado en abril tenga carácter indefinido y que esté fundamentalmente ligado a la hostelería, supone que los puestos de trabajo que se están creando “tienen que ver con el momento estacional y no con temas de fondo”.

Desde CCOO señalaron, por su parte, que el empleo que se creó en abril fue de “mala calidad”, ya que fue “precario, temporal, a tiempo parcial y en sectores de escaso valor añadido”. Además, recordaron que la tasa de cobertura está en su nivel más bajo de la serie histórica, con un 53,2%, “lo que supone que casi la mitad de las personas desempleadas están excluidas del sistema de protección social y que quienes siguen tienen una cobertura de peor calidad”.

A juicio de la patronal, sin embargo, los datos de abril muestran “indicios de estabilización” en el ritmo de mejora del mercado laboral. La CEOE achaca, no obstante, los peores datos de reducción del paro respecto a años anteriores a la ausencia del “efecto positivo de la Semana Santa”, que este año cayó en marzo.

En cualquier caso, si en mayo continúa cayendo el paro, se podría bajar de la barrera psicológica de los cuatro millones de desempleados; aunque todavía estamos lejos de los 20 millones de afiliados que había antes de que estallara la crisis.

Con todo, la actual cifra de parados -4.011.171- es la más baja desde agosto de 2010. Y el incremento de la ocupación en abril es uno de los más altos de la serie histórica, sólo superado por el aumento del año pasado ese mismo mes.

No obstante, el crecimiento anual sigue desacelerándose, ya que ambas variables ofrecieron un mejor comportamiento en el mismo mes del año pasado. En 2015, el paro bajó en 119.000 personas y la afiliación se incrementó en 175. 495.

Si analizamos los datos por sectores, el paro se redujo fundamentalmente en los Servicios con 50.807 desempleados menos, seguido de la Construcción (-14.190), Agricultura (-10.417) y la Industria (-9.518). Por el contrario, aumentó en 1.333 personas en el colectivo sin empleo anterior.

Por regiones, el número de parados bajó en todas las Comunidades Autónomas con Andalucía a la cabeza, con 15.522 desempleados menos. Le siguieron Cataluña (-13.868) y Castilla-La Mancha (-10.705).

EL MUNDO