Juan M. Marqués Perales
HUELVA INFORMACIÓN
El PSOE se abstendrá esta mañana en la votación para investigar el fraude de los cursos

El grupo de IU en el Parlamento está sentado casi en el centro de la herradura que forman las filas de asientos de la Cámara, y muchas veces esa centralidad se deja ver también en sus planteamientos. «Mal comenzamos si el debate es si la presidenta comparece o no comparece», explicó ayer una fuente de IU. En efecto, tal como se advierte desde la federación de izquierdas, la comisión de investigación avanzará hacia el «circo» si lo más importante es el debate sobre la comparecencia de Susana Díaz, que comenzó a ser presidenta en 2013, cuando la Junta ya llevaba dos ejercicios sin convocar los cursos de formación que ahora se van a investigar.

En la pasada legislatura, IU impuso al PSOE que declarase el presidente de la Junta en ese momento, José Antonio Griñán, y su antecesor, Manuel Chaves, pero la implicación cronológica de ambos era más que evidente. En esta ocasión, la presión se va a centrar sobre Ciudadanos (C’s), porque el PP necesita de sus votos para llamar a Susana Díaz. El líder de C’s, Juan Marín, modificó la posición de su grupo, al asegurar que no vetará la comparecencia, aunque no la solicitarán. Si Podemos se suma a la petición del PP y C’s se abstiene, la presidenta debería ir a la sala donde se reúna este organismo para someterse al turno de preguntas de sus componentes. «A día de hoy -manifestó Marín- no tenemos previsto pedir la comparecencia ni de la presidenta ni de otras muchas personas, pero sí es cierto que a lo largo de la comisión, si tiene que comparecer cualquier persona, no vamos a mirar nombres, apellidos ni cargos». La postura de su grupo «más clara no puede estar», añadió. «Hay personas que están directamente relacionadas con este asunto y otras en las que habrá que argumentar por sentido común y lógica el por qué de su comparecencia». Este último podría ser el caso de la presidenta.

El PP, por su parte, señaló a Ciudadanos como el abogado defensor de Susana Díaz si no accedía a esta llamada. El Parlamento aprobará esta mañana la creación de la comisión a petición de Ciudadanos. El PSOE se abstendrá en esta votación, mientras que votará en contra de la propuesta de comisión del PP. En realidad, es lo mismo por cuanto las dos peticiones son prácticamente idénticas, pero tanto C’s como PSOE votarán en contra de la propuesta del PP. De este modo, la comisión echará a andar en el plazo de una semana y es posible que en torno a la segunda semana de octubre comiencen las comparecencias. De ser así, estos interrogatorios podrían haber terminado antes de la campaña electoral de las elecciones generales. Si éstas son el 20 de diciembre, habría plazo suficiente para que no coincidiesen los dos hechos. Juan Marín fue el primero que se mostró favorable a que la comisión alterase lo menos posible la campaña en Andalucía, y el PP por boca de su líder, Juanma Moreno, rectificó el martes lo que era una posición contraria a ello.

Si el PSOE sigue apoyando a Ciudadanos en este asunto, el parlamentario onubense Julio Díaz se convertirá en el presidente de la comisión. Bastaría que se sumasen los votos de ambos grupos parlamentarios. C’s también propuso ayer que cada partido envíe a dos representes a este organismo, con lo que sumarían diez personas más el presidente. No obstante, el voto en la comisión es ponderado al número de escaños en el Parlamento. Díaz es licenciado en Ciencias Políticas y, antes de militar en la formación de Pablo Iglesias, fue militante socialista en la Palma del Condado. La anterior comisión, que fue la de los ERE, eligió como presidente al hoy ex parlamentario de IU Ignacio García, que como Díaz era miembro de la Mesa del Parlamento. El PSOE se abstendrá esta mañana en la votación para investigar el fraude de los cursos IU advierte que centrarlo todo en la declaración de la presidenta es un «mal comienzo» julio muñoz / efe Marín, ayer en el Parlamento, flanqueado por algunos de los parlamentarios de Ciudadanos.