ABC
Han pedido la retirada de Torres Hurtado y retrasado la reunión con el alcalde jienense, además de negociar con los socialistas almerienses

Las negociaciones están siendo más duras de lo que se preveía en un principio porque los candidatos de Ciudadanos no están dispuestos a mostrar a los ojos de los andaluces que forman parte de una marca afín al PP. Los resultados electorales en Almería, Jaén, Málaga y Granada les han dado la llave de los respectivos gobiernos municipales, cuyos alcaldes populares (que han ganado las elecciones aunque no con mayoría suficiente) están haciendo todo lo posible para mantener sus gobiernos.

La posición de Ciudadanos es de fuerza y la está haciendo valer. Igual que ha ocurrido con la investidura de Susana Díaz como presidenta de la Junta, la formación naranja les ha presentado un documento irrenunciable sólo para ponerse a hablar. Porque la normativa interna de Albert Rivera no permite que ningún miembro de Ciudadanos entre a formar parte de un gobierno si no ha ganado las elecciones. Su estrategia pasa por mostrarse como una fuerza política nueva, diferente, y no dispuesta a pactar a cambio de sillones. Los diferentes responsables políticos aseguran que se negocia cada municipio de manera independiente, pero ayer todos los candidatos de Ciudadanos coincidieron en poner piedras en el camino de los alcaldes populares. Almería es la provincia donde la victoria del PP ha sido más rotunda y ya se ha producido un primer encuentro entre el alcalde en funciones, Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, y el candidato de Ciudadadanos, Miguel Cazorla. Una reunión que se saldó con palabras amables y clima de entendimiento.

Pero ayer, Cazorla hizo lo propio con el candidato del PSOE, Juan Carlos Peréz Navas, y ambos coincidieron en hablar de «oportunidad histórica para el cambio», una declaración de intenciones que chirrió en los oídos del PP. Sobre todo porque el candidato de Ciudadanos agradeció al PSOE su tono durante la campaña electoral, mientras que obligó a Rodríguez-Comendador a pedir disculpas públicas por algunas cuestiones durante la campaña electoral.

Órdago granadino

Más llamativa fue la propuesta del candidato de Ciudadanos en Granada. El exsenador socialista Luis Salvador, pidió que el hasta ahora alcalde, José Torres Hurtado, no sea el candidato a la reelección como condición para que Ciudadanos llegue a un pacto que permita al PP mantener la Alcaldía. Un veto al que se opuso radicalmente el propio Torres Hurtado con un argumento rotundo: «he recibido el voto de 40.000 granadinos para que sea alcalde y no voy a renunciar a esa posibilidad». El alcalde en funciones pidió a Salvador que hable de proyectos para Granada y no de personas.

En Jaén la situación no está mucho más clara para su alcalde, José Enrique Fernández de Moya, quien necesita los tres concejales de Ciudadanos para tener mayoría en el pleno. Ayer tenían previsto un encuentro para avanzar en las negociaciones pero se suspendió

sine die por «problemas de agenda». Fernández de Moya ha ofrecido a los tres ediles de Ciudadanos, encabezados por Salud Anguita, entrar a formar parte del Gobierno municipal, propuesta que han rechazado.

La candidata jiennense explicó que está pendiente de las directrices que marca su partido en el ámbito nacional para llegar a acuerdos y pactos en los ayuntamientos. La misma disyuntiva en la que se sitúan sus correligionarios, que t ampoco han cerrado acuerdos, aunque todavía faltan casi dos semanas para la fecha límite del 13 de junio.

El alcalde de Málaga en funciones y candidato a la reelección, Francisco de la Torre, apela a su capacidad de negociación para que «todo el mundo se sienta implicado con los proyectos de Málaga» y está a la espera de cerrar un encuentro con los responsables de Ciudadanos a finales de esta semana con el objetivo de buscar la estabilidad. El principal as en la manga de De la Torre está, precisamente, en que supera en concejales al PSOE y a Ciudadanos juntos por lo que un gobierno en minoría no sería descartable, aunque no es la primera opción para el regidor malagueño que prefiere estabilidad en su ayuntamiento.

En este escenario también entra en j uego el presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, quien ha mantenido varios contactos con los responsables de la formación naranja en Andalucía. Esta semana seguirá siendo de tanteo, los acuerdos más serios se firmarán la próxima, cuando el plazo se vaya agotando.

ABC