DIARIO CÓRDOBA
El PSOE ve posible un pacto anticorrupción con C’s porque coinciden en las medidas propuestas. La presidenta pide responsabilidad a los partidos para que no bloqueen la formación de un gobierno

La presión de la línea roja que Podemos y Ciudadanos han marcado para negociar la investidura de Susana Díaz con la petición de dimisión de los expresidentes Chaves y Griñán condiciona el diálogo con estos partidos, que serán clave en su proclamación o no como presidenta.

Una semana antes de que se constituya el Parlamento andaluz (16 de abril), en la segunda ronda de contactos del PSOE con los partidos con representación en la Cámara, Ciudadanos ratificó ayer que no se sentará a negociar su abstención para favorecer la investidura de Díaz si antes ambos no han dimitido.

Podemos, que aún no se ha reunido con los socialistas en esta segunda fase, también mantiene la dimisión de Chaves y Griñán como una de las condiciones fijadas para sentarse a negociar, junto a reducir el gasto en asesores para con ese dinero readmitir médicos y profesores, y que no se contrate con bancos que desahucien.

El mismo día que Griñán ha comparecido ante el Tribunal Supremo por los ERE, estos partidos han insistido en su requisito, a pesar de las peticiones de los socialistas para dejar de lado en la negociación las líneas rojas. Susana Díaz, presidenta en funciones de la Junta, sostuvo ayer que los andaluces quieren un Parlamento «plural» pero que gobierne el PSOE tras las elecciones autonómicas del 22 de marzo, pues la alternativa es que «se junten el PP y Podemos». Hizo un llamamiento a la responsabilidad, al indicar que «la gente lo que quiere es que haya estabilidad, la aritmética sólo permite que pueda formar gobierno el PSOE o que se junten PP y Podemos y haya otro, pero que no dejen que se esté dos meses sin que haya gobierno».

En la reunión celebrada ayer en sede parlamentaria, Ciudadanos trasladó al PSOE que no negociará esa posible abstención si no se da el paso previo de pedirles la dimisión, explicó el vicesecretario general, José Manuel Villegas. Sin embargo, el secretario de organización del PSOE, Juan Cornejo, aseguró que es posible un pacto anticorrupción con Ciudadanos porque muchas de las medidas que presentaron ya están en práctica y otras recogidas en su programa electoral, de forma que son «asumibles».

Posición de Podemos

A la espera de que el PSOE cierre una reunión con Podemos, la candidata de esta formación a la Junta, Teresa Rodríguez, insistió ayer en que su formación se opondrá a la investidura de Díaz y defendió su postura en la idea de que sus votantes «han impugnado» las políticas del PSOE, la corrupción y los recortes.

Mientras tanto, el líder del PP andaluz, Juanma Moreno, que ya anunció la oposición de su partido a la investidura de Díaz en cualquier votación, insistió ayer en que no entrarán en «cambalaches de puestos» y aseguró que si alguien quiere buscar puntos de encuentro con su proyecto sólo pueden hacerlo a través de su programa «para mejorar la calidad de vida».

La composición de la Mesa del Parlamento, que debe cerrarse antes del 16 de abril, es el otro asunto central de las negociaciones, aunque en este caso las posturas parecen más cercanas, ya que en principio el problema radicará en la distribución de puestos entre el PSOE y el PP, y en su posible ampliación para darles cabida.

DIARIO CÓRDOBA